Skip directly to search Skip directly to A to Z list Skip directly to navigation Skip directly to page options Skip directly to site content

Las directrices clínicas actualizadas sobre zika para mujeres embarazadas y datos sobre el uso de anticonceptivos para reducir los casos de embarazos afectados por Zika

This information is for historic and reference purposes only.  Content has not been updated since the last reviewed date at the bottom of this page.

Moderadora: Marcy Friedman

Presentadores: Charlan D. Kroelinger, PhD, MA; Erin Berry-Bibee, MD, MPH; Titilope Oduyebo, MD, MPH

Fecha/Hora: 9 de agosto del 2016, de 2:00 a 3:00 p.m., hora del este


Coordinador: Bienvenidos y gracias por esperar. En este momento los participantes se encuentran en el modo escucha solamente. Durante la sesión de preguntas y respuestas podrán presionar asterisco 1 si desean hacer alguna pregunta. La conferencia de hoy se está grabando. Si tienen alguna objeción pueden desconectarse en este momento. Ahora, me gustaría cederle la palabra a la Sra. Marcy Friedman. Puede comenzar.

Marcy Friedman: Gracias, (Kathy), y buenas tardes. Mi nombre es Marcy Friedman y represento a la Actividad de Comunicación y Alcance Clínico, COCA, de la División de Comunicación de Riesgos de Emergencia de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Quiero darles la bienvenida a la llamada de la COCA de hoy que será acerca de las directrices clínicas actualizadas para mujeres embarazadas en respuesta al zika sobre el uso de anticonceptivos para reducir los casos de embarazos afectados por esta enfermedad.

Puede participar en la presentación de hoy en modo escucha solamente, a través del seminario virtual o puede descargar las diapositivas si no tiene acceso al seminario virtual. Las diapositivas de PowerPoint y el enlace al seminario virtual se encuentran en la página web de la COCA en emergency.cdc.gov/coca. Haga clic en la llamada de la COCA del 9 de agosto. El sitio que contiene las diapositivas está en la sección -Call Materials-.

Esta llamada de la COCA ofrece educación continua gratuita. Al final de la llamada recibirá instrucciones acerca de cómo ganar créditos de educación continua.

CDC, nuestros planificadores, presentadores y sus cónyuges/parejas desean divulgar que no tienen intereses financieros ni otro tipo de relación con los fabricantes de productos comerciales, proveedores de servicios comerciales ni colaboradores comerciales. Los planificadores revisaron el contenido para garantizar que no haya sesgo. Esta presentación no incluirá ningún debate acerca del uso sin etiquetas de un producto o de un producto bajo investigación.

Al final de la presentación tendrán la oportunidad de hacer preguntas a los presentadores. Si disca asterisco 1 en el teléfono, se pondrá en la fila para preguntas. Puede enviar las preguntas a través del sistema de seminario virtual en cualquier momento durante la presentación. Para ello, seleccione la pestaña de Preguntas y respuestas en la parte superior de la pantalla del seminario virtual y escriba su pregunta.

Las preguntas estarán limitadas a los médicos que deseen obtener información acerca del zika. Quienes tengan preguntas para los medios de comunicación deben comunicarse con Relaciones con los medios de los CDC al 404-639-3286 o por correo electrónico a media@cdc.gov. Repito: media@cdc.gov. Si es un paciente, consulte a su proveedor de atención médica para que aclare sus dudas.

El primer presentador de hoy – corrección. Al finalizar la sesión de hoy, los participantes podrán debatir las recomendaciones revisadas sobre pruebas diagnósticas de infección por el virus del Zika entre mujeres embarazadas, el manejo clínico de mujeres embarazadas con infección por el virus del Zika confirmada o presunta, y hablar de la gama de métodos anticonceptivos en los estados, con énfasis en los métodos altamente efectivos, además de estrategias para mejorar el acceso y la disponibilidad a métodos anticonceptivos altamente eficientes.

Nuestra primera presentadora es la Dra. Titilope Oduyebo. La Dra. Oduyebo es ginecobstetra y trabaja en el Grupo operativo de embarazo y defectos de nacimiento de la Respuesta al zika de los CDC. Es parte del equipo de elaboración de directrices clínicas para proveedores de atención médica que atienden a mujeres embarazadas y en edad reproductiva con posible exposición al virus del Zika.

Es la autora principal de las directrices recién actualizadas, publicadas el 22 de julio del 2016. La Dra. Oduyebo también trabaja con el Registro de Casos de Zika en el Embarazo en los EE. UU y ofrece asistencia técnica a departamentos de salud estatales, tribales, locales y territoriales en la recopilación de información acerca de consecuencias en embarazos y bebés después de una infección por el virus del Zika confirmada con evidencia de laboratorio o presunta.

La Dra. Oduyebo también es experta en la materia y ofrece consultoría clínica a proveedores de atención médica y departamentos de salud estatales, tribales, locales y territoriales a través de la línea directa sobre zika y el embarazo de los CDC.

Nuestra segunda presentadora es la Dra. Erin Berry-Bibee. La Dr. Berry-Bibee es ginecobstetra en ejercicio y es investigadora invitada en los CDC, actualmente para la Respuesta de Emergencia al Virus del Zika, en el Equipo de Acceso a Anticonceptivos del Grupo Operativo sobre Embarazo y Defectos de Nacimiento.

Se graduó en Medicina en Oregon Health & Science University, hizo su residencia en Ginecología y Obstetricia y su especialización en Planificación Familiar en Emory University.

La Dra. Berry-Bibee viene trabajando como investigadora invitada a tiempo completo en la División de Salud Reproductiva de los CDC y trabajó en las actualizaciones recientes de los criterios de elegibilidad médica y las recomendaciones para el uso de anticonceptivos, tanto de la Organización Mundial de la Salud como de los CDC.

Y nuestra tercera presentadora es la Dra. Kroelinger. La Dra. Kroelinger es epidemióloga y especialista en Bioestadística, parte del Grupo Operativo de Embarazo y Defectos de Nacimiento en la respuesta al virus del Zika de los CDC. Es parte del proceso de reportar información sobre el uso de anticonceptivos en mujeres en edad reproductiva en los Estados Unidos y de identificar estrategias para que los estados puedan mejorar el acceso y la disponibilidad de métodos anticonceptivos entre las mujeres.

Es una de las autoras sénior del Informe semanal de morbimortalidad de uso de anticonceptivos entre mujeres en edad reproductiva en riesgo de embarazo no planeado en los Estados Unidos, en el contexto de la preparación para el zika. La Dra. Kroelinger también trabaja estrechamente con departamentos de salud estatales para colaborar en la implementación de estrategias para promover el acceso a una gama de anticonceptivos, y específicamente métodos anticonceptivos reversibles de acción prolongada.

Es experta en la materia y ofrece consultoría a proveedores, aseguradoras y departamentos de salud estatales, tribales, locales y territoriales a través de actividades sobre métodos anticonceptivos coordinadas por los CDC.

Toma la palabra la Dra. Oduyebo.

Dra. Titilope Oduyebo: Buenas tardes. Gracias a todos por su asistencia y también gracias al personal de la COCA por organizar esta llamada. Quisiera comenzar por los temas que cubriremos en la presentación de hoy.

Primero hablaremos acerca de la versión actualizada de las directrices clínicas provisionales sobre el zika en mujeres embarazadas, incluidas las razones que dieron lugar a las modificaciones y actualizaciones del algoritmo de pruebas, además de las recomendaciones de pruebas y de manejo clínico que se añadieron para mujeres embarazadas con presunta infección por el virus del Zika.

Mis colegas, las Dras. Berry-Bibee y Kroelinger, repasarán cuestiones relacionadas con planificación familiar y uso de anticonceptivos durante el brote del virus del Zika. Específicamente, se referirán a los embarazos no planeados en estados que posiblemente se vean impactados por el zika, información acerca del uso de anticonceptivos en los Estados Unidos, y estrategias para mejorar el acceso y la disponibilidad de métodos anticonceptivos.

El objetivo de esta parte de la llamada de hoy es ofrecer un resumen de la versión actualizada de las directrices clínicas provisionales sobre la infección por el virus del Zika en el embarazo.

El brote del virus del Zika de hoy no tiene precedentes, y el zika sigue propagándose en todo el mundo, incluidos territorios estadounidenses como Puerto Rico, las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, Samoa Americana, Guam y las Islas Marianas del Norte.

El Departamento de Salud de Florida identificó casos de transmisión a través de mosquitos en una milla cuadrada en Miami. Posteriormente, el 1 de agosto del 2016, los CDC publicaron un aviso de advertencia de salud con recomendaciones para viajes y pruebas de detección en mujeres embarazadas y mujeres en edad reproductiva que han vivido en esta área o viajado a ella después del 15 de junio.

El aviso de Advertencia de salud resaltó que estas directrices clínicas provisionales actualizadas de las que hablaré hoy se deben aplicar en el contexto de transmisión activa del virus del Zika en Florida.

Las pruebas diagnósticas para la infección por el virus del Zika suponen un reto, pero se pueden realizar a través de métodos moleculares y serológicos. La reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa, o rRT-PCR, es el método molecular, y permite detectar ARN viral en líquidos corporales como suero, orina, líquido cefalorraquídeo o tejidos como la placenta. Cada vez que se detecte ARN estaremos frente a un diagnóstico definitivo de infección reciente por el virus del Zika.

Las pruebas serológicas incluyen el ensayo de inmunoabsorción enzimática de inmunoglobulina M, o IgM, para virus del Zika, que permite detectar anticuerpos IgM para el virus del Zika en suero o LCR, y la prueba de neutralización por reducción de placas, o PRNT, que mide las titulaciones de anticuerpos neutralizantes específicas de cada virus.

Esta imagen representa la detección de ARN de zika y de IgM para zika después de una infección por el virus del Zika a lo largo del tiempo. La línea discontinua representa la detección de ARN del virus del Zika. El ARN del virus del Zika está presente por un período relativamente corto, con un tiempo medio reportado de permanencia desde la infección hasta que desaparece la carga viral de aproximadamente diez días. No obstante, puede haber alguna diferencia en casos particulares.

Los niveles de ARN viral disminuyen con el tiempo, por eso, un resultado negativo no descarta la infección por el virus del Zika. En consecuencia, será necesario hacer una prueba de detección de anticuerpos IgM para zika en suero. Los anticuerpos IgM para el zika, representados por la línea de puntos, aparecen durante la primera semana del cuadro y se pueden detectar semanas después de la infección.

El IgM permanece durante 12 semanas, pero puede permanecer aun más tiempo en algunas personas, según sus circunstancias individuales. Si se detecta IgM para el zika, se hace una PRNT para confirmar este resultado.

Hay varias limitaciones a tener en cuenta al momento de interpretar las pruebas moleculares y serológicas de detección del zika. Primero, como el ARN del virus del Zika tiene poca vida, un resultado negativo no descarta la infección. En segundo lugar, las pruebas de detección de IgM para zika pueden arrojar resultados falsos positivos debido a que existe un nivel alto de reactividad cruzada con otros flavivirus como el del dengue y por otros motivos no específicos.

Tercero, es posible que una PRNT no permita distinguir el tipo de virus que produce la infección en personas que tuvieron una infección anterior o que se vacunaron contra los flavivirus relacionados. Los datos emergentes a partir de informes de casos publicados recientemente de algunas mujeres embarazadas explican por qué se amplió la recomendación de pruebas rRT-PCR en las directrices actualizadas, a fin de abordar estas limitaciones. Estos informes de casos indican que el ARN del virus del Zika en algunas mujeres embarazadas está presente durante más de una a dos semanas, que es el período que se había reportado antes.

Uno de estos informes de casos publicados en el New England Journal of Medicine describe a una mujer embarazada con infección por el virus del Zika durante el primer trimestre. Había ARN del virus del Zika presente en el suero materno a las cuatro y diez semanas después de la aparición de los síntomas, lo que es mucho más tiempo del que se esperaba.

Después de este informe de caso, se buscaron casos de mujeres embarazadas con presencia de ARN del virus del Zika detectable por un período más prolongado reportados en el Registro de Casos de Zika en el Embarazo en los EE. UU. Se hallaron cinco casos de mujeres embarazadas con infección por el virus del Zika en el primer y segundo trimestre con presencia detectable de ARN del virus del Zika por un período más prolongado.

Cuatro mujeres reportaron síntomas y fueron sometidas a pruebas de detección del virus del Zika en las que se detectó ARN entre 17 y 46 días después de la aparición de los síntomas. Una mujer embarazada asintomática fue sometida a pruebas de detección del virus del Zika en suero en las que se detectó ARN 53 días después de la exposición al virus del Zika.

La serie de casos permitió demostrar que en algunas mujeres embarazadas, incluidas aquellas que no presentan síntomas, el ARN del virus del Zika puede permanecer por períodos más prolongados. También resaltó el hecho de que ampliar la indicación de pruebas rRT-PCR permite dar un diagnóstico definitivo de infección por el virus del Zika en algunas mujeres embarazadas en las que los resultados de las pruebas serológicas no permiten distinguir entre el virus del Zika y otros flavivirus, como el caso de algunas mujeres embarazadas descritas en este reporte de casos.

A la luz de estos datos emergentes, el 26 de julio del 2016 los CDC actualizaron sus directrices clínicas provisionales para proveedores de atención médica que atienden a mujeres embarazadas con posible exposición al virus del Zika. El enlace para acceder a estas directrices está en la invitación que les enviamos por correo electrónico.

Las directrices actualizadas incluyen recomendaciones de pruebas clínicas para ayudar a los proveedores de atención médica a atender a sus pacientes embarazadas con posible exposición al virus del Zika.

Este es el algoritmo integral de pruebas, que pueden encontrar en el sitio web de los CDC. Explicaremos una sección por vez. Según la información obtenida durante la evaluación prenatal, las pruebas de detección deben basarse en una de las dos secciones del algoritmo, que llamamos Arm A y Arm B en la imagen.

Se debe evaluar a todas las mujeres embarazadas para saber si pudieron haber estado expuestas al zika y para detectar la enfermedad por el virus del Zika en todas las consultas prenatales. Sobre la izquierda de la diapositiva hay algunas preguntas importantes que permiten evaluar una posible exposición al zika.

Una es ¿vive en un área con transmisión activa del virus del Zika o viajó a un área afectada durante el embarazo o en el período previo a la concepción? Dos: ¿tuvo actividad sexual sin un método de protección de barrera con una pareja que vive en un área con transmisión activa del virus del Zika o viajó a un área afectada durante su embarazo o en el período previo a la concepción? Actividad sexual se refiere a mantener sexo vaginal, anal y oral, y compartir juguetes sexuales. Tres, ¿cuánto tiempo pasó desde su última posible exposición al virus del Zika?

Sobre la derecha de la diapositiva hay preguntas para evaluar los signos y síntomas de la enfermedad por el virus del Zika, que son: uno, ¿la paciente refiere tener en la actualidad o haber tenido uno o más signos o síntomas de la enfermedad por el virus del Zika, incluidos aparición repentina de fiebre, sarpullido, artralgia o conjuntivitis? Dos, ¿cuánto hace que comenzaron los síntomas?

Se deben realizar pruebas de detección a las mujeres embarazadas que consultan dentro de las dos semanas de la aparición de los síntomas o de la exposición en función de la sección A (Arm A). La sección A se refiere a uno: mujeres embarazadas que se presentan menos de dos semanas después de la aparición de los síntomas y dos, mujeres embarazadas asintomáticas que no viven en un área con transmisión activa del virus del Zika y cuya posible exposición se produjo hace menos de dos semanas.

En esta sección, las pruebas iniciales deben incluir rRT-PCR para virus del Zika en suero y orina. Un resultado positivo en suero o en orina indica infección reciente por el virus del Zika, mientras que un resultado negativo en la rRT-PCR no descarta la infección, porque los niveles de ARN viral disminuyen a lo largo del tiempo.

Para las mujeres embarazadas sintomáticas con resultados negativos en la rRT-PCR está indicado realizar pruebas de detección de IgM para zika y dengue, mientras que para las mujeres embarazadas asintomáticas que no viven en un área con transmisión activa de virus del Zika se sugiere tomar otro espécimen de 2 a 12 semanas después de la posible exposición para hacer una prueba de detección de IgM para virus del Zika.

La espera para hacer la prueba de detección de IgM se debe a que las mujeres embarazadas asintomáticas pueden estar todavía en período de incubación, y pueden no haber tenido tiempo de generar una respuesta inmune. Las pruebas en el período de 2 a 12 semanas posteriores a la posible exposición ofrecen la oportunidad de identificar a pacientes que pueden haber contraído la infección hasta el último día de la posible exposición al virus del Zika.

Si los resultados de las pruebas de detección de IgM para el virus del Zika y virus del dengue son negativos, la interpretación es que no hay evidencia de infección reciente por el virus del Zika y no es necesario hacer ninguna otra prueba de laboratorio. Si los resultados de las pruebas de detección de IgM para el virus del Zika o virus del dengue son positivos o equívocos, se debe realizar una PRNT para descartar un resultado falso positivo.

La interpretación de los resultados de la PRNT varía si la titulación de la IgM es para zika o para dengue. Si el resultado indica que la titulación de la PRNT para el virus del Zika es igual o superior a 10 y la titulación para dengue es inferior a 10, la interpretación es que hay infección reciente por el virus del Zika.

Si el resultado indica que la titulación para el virus del Zika en la PRNT es superior o igual a 10 y la de dengue también es superior o igual a 10, se debe interpretar que se trata de una infección reciente por flavivirus, pero que no se puede identificar el virus específico. Finalmente, si el resultado indica que la titulación para el virus del Zika en la PRNT es inferior a 10, se debe interpretar que no hay evidencia de infección reciente por el virus del Zika.

Recordarán que la sección A (Arm A) del algoritmo correspondía a todas las mujeres embarazadas que se presentaron menos de dos semanas después de la aparición de los síntomas o de la última posible exposición al virus del Zika.

Ahora veremos la sección B (Arm B) del algoritmo. Esta sección corresponde a las mujeres embarazadas que se presentan de 2 a 12 semanas después de la aparición de los síntomas o de la última posible exposición.

Las categorías de mujeres embarazadas en la sección B incluyen uno, mujeres embarazadas que se presentan 2 a 12 semanas después de la aparición de los síntomas; dos, una mujer embarazada asintomática que no vive en un área con transmisión activa del virus del Zika y se presenta de 2 a 12 semanas después de una posible exposición y tres, una mujer embarazada asintomática que vive en un área con transmisión activa del virus del Zika o que viaja allí con frecuencia (todos los días, una vez por semana), que se presenta en el primer o segundo trimestre del embarazo.

Las pruebas indicadas para mujeres embarazadas sintomáticas incluyen pruebas de detección de IgM tanto para el virus del Zika como para el virus del dengue, mientras que las pruebas indicadas para mujeres embarazadas asintomáticas solo incluyen pruebas de detección de IgM para el zika. Se recomiendan las pruebas de detección de anticuerpo IgM para virus del dengue solo para mujeres embarazadas sintomáticas.

Si los resultados de las pruebas de detección de IgM para el virus del Zika son negativos y los resultados de detección de IgM para el virus del dengue son positivos o equívocos, se debe realizar una PRNT. Pero si el resultado de la prueba de IgM para el virus del Zika es positivo o equívoco, independientemente de cuál sea el resultado de la prueba de IgM para el dengue, se deben analizar el suero y la orina con una prueba rRT-PCR de reflejo para el virus del Zika. La prueba rRT-PCR de reflejo se indica en este caso porque ofrece la posibilidad de dar un diagnóstico definitivo de infección por el virus del Zika, dados los datos emergentes de detección de ARN de virus del Zika por períodos prolongados en algunas mujeres embarazadas. Pero si los resultados de las pruebas de detección de IgM son negativas tanto para zika como para dengue, la interpretación es que no hay evidencia de infección reciente por el virus del Zika y no está indicado realizar ninguna otra prueba de laboratorio.

Si los resultados de las pruebas rRT-PCR son negativos en suero y orina, se debe hacer una PRNT. Pero si los resultados de las pruebas rRT-PCR son positivos en suero o en orina, se interpreta que hubo infección reciente por el virus del Zika.

Repito, la interpretación de los resultados de la PRNT dependen en gran medida de las titulaciones de zika o dengue de los anticuerpos IgM. Si el resultado indica que la titulación de la PRNT para virus del Zika es igual o superior a 10 y la titulación para dengue es inferior a 10, la interpretación es que hay infección reciente por el virus del Zika.

Pero si las titulaciones son iguales o superiores a 10 tanto para zika como para dengue, se debe interpretar que se trata de una infección reciente por flavivirus, pero que no se puede identificar el virus específico. Finalmente, si el resultado indica que la titulación para el virus del Zika en la PRNT es inferior a 10, se debe interpretar que no hay evidencia de infección reciente por el virus del Zika.

Se han elaborado otras medidas y recomendaciones para mujeres embarazadas sintomáticas y asintomáticas que acudan al médico después de pasadas las 12 semanas a partir de la aparición de los síntomas o de la posible exposición. Para este grupo de mujeres se puede analizar la posibilidad de hacer pruebas de detección de anticuerpos IgM. Si hay anomalías fetales, también se deben hacer pruebas rRT-PCR.

No obstante, un resultado negativo en pruebas de IgM o rRT-PCR pasadas las 12 semanas a partir de la aparición de los síntomas o posible exposición no descarta una infección reciente por el virus del Zika durante el embarazo, porque los niveles de anticuerpos IgM y ARN de virus del Zika disminuyen con el tiempo. Dadas las limitaciones de hacer pruebas de detección pasadas las 12 semanas a partir de la aparición de los síntomas o exposición, se debe considerar la opción de ecografías fetales en serie.

Ahora que hemos repasado las recomendaciones de pruebas de detección, quisiera hablar del manejo clínico de las mujeres embarazadas con presunta infección por el virus del Zika en función de la interpretación de los resultados de laboratorio.

El manejo prenatal es similar para mujeres embarazadas con infección reciente confirmada por el virus del Zika o cualquier flavivirus y para mujeres embarazadas con infección reciente presunta por el virus del Zika o cualquier flavivirus.

El manejo clínico incluye ecografías fetales en serie cada tres o cuatro semanas para evaluar la anatomía fetal y monitorear el crecimiento. La decisión de hacer una amniocentesis se debe tomar en función del caso particular de cada mujer embarazada con infección reciente confirmada por el virus del Zika o por un flavivirus y puede considerarse para casos de mujeres embarazadas con infección reciente presunta por el virus del Zika o cualquier flavivirus.

El manejo prenatal es similar para mujeres embarazadas con infección reciente confirmada por el virus del Zika o cualquier flavivirus y para mujeres embarazadas con infección reciente presunta por el virus del Zika o cualquier flavivirus.

Los embarazos en los que los bebés nacen vivos se debe analizar un espécimen de suero del bebé para detectar ARN del virus del Zika, IgM de zika y dengue, más allá de la presencia o ausencia de anomalías fenotípicas en el bebé. También se puede analizar el LCR si se tomaron muestras por otros motivos.

Hemos enfrentado algunos retos al analizar sangre del cordón, porque puede arrojar resultados imprecisos producto de la contaminación con la sangre materna y otros factores. Por consiguiente, se debe priorizar analizar el suero del bebé. Se recomiendan pruebas patológicas con rRT-PCR y/o tinción inmunohistoquímica del cordón umbilical y la placenta.

Si el embarazo culmina en una pérdida fetal, se recomiendan pruebas patológicas con rRT-PCR y/o tinción inmunohistoquímica del tejido fetal. Esta prueba permite tener información sobre la etiología de la pérdida fetal, que a su vez podría servir como base para las decisiones de planificación de la atención de un futuro embarazo de la paciente.

Se debe hacer una ecografía para evaluar anomalías fetales que concuerden con la infección por el virus del Zika en las mujeres embarazadas sin evidencia de infección por el virus del Zika o por el virus del dengue. Si la ecografía fetal no es normal, se debe repetir la prueba rRT-PCR y la prueba de detección de anticuerpos IgM para virus del Zika. El manejo clínico se debe basar en los resultados de laboratorio correspondientes.

Si la ecografía fetal es normal, la atención obstétrica debe realizarse considerando si la mujer embarazada corre riesgo actual de exposición al virus del Zika.

Los CDC elaboraron recursos para proveedores de atención médica que atienden a mujeres embarazadas con posible exposición al virus del Zika. La siguiente es una tabla disponible en el sitio web de los CDC que resume el manejo clínico de una mujer embarazada con presunta infección por el virus del Zika.

Los CDC tienen además un servicio de consultoría disponible las 24 horas, todos los días, para funcionarios y proveedor de atención médica que atienden a mujeres embarazadas. Para comunicarse con este servicio deben llamar al 770-488-7100 y pedir por la línea directa de zika en el embarazo, o enviar un correo electrónico a zikamch@cdc.gov.

Los proveedores de atención médica deben trabajar estrechamente con los departamentos de salud estatales, locales o territoriales para garantizar que se indique la prueba de detección adecuada y que esta se interprete de manera correcta.

Ahora le daré la palabra a la Dra. Erin Berry-Bibee, que hablará de métodos anticonceptivos y la estrategia para reducir al mínimo las consecuencias adversas asociadas a los embarazos no planeados durante el brote de virus del Zika, además de la información actual sobre uso de métodos anticonceptivos en los estados de EE. UU. que podrían verse afectados por el zika.

Dra. Erin Berry-Bibee: Muchas gracias, Titi. Durante esta llamada hablaremos de lo siguiente: cuestiones a tener en cuenta para mujeres y parejas que estén pensando en tener un bebé durante el brote del virus del Zika, embarazos no planeados en estados que podrían verse afectados por el virus del Zika, métodos anticonceptivos para reducir al mínimo los embarazos afectados por el zika y efectividad de los métodos anticonceptivos.

Luego mi colega, la Dra. Charlan Kroelinger, hablará de la información acerca del uso de anticonceptivos en los Estados Unidos, y propondrá estrategias para mejorar el acceso y la disponibilidad de métodos anticonceptivos reversibles de acción prolongada.

Las decisiones de planificación familiar son personales y las circunstancias de cada mujer y sus parejas son diferentes. Comprendemos que asesorar a mujeres y parejas en el contexto de un brote de virus del Zika puede representar un reto y que hay muchos factores a tener en cuenta.

El asesoramiento de un proveedor de atención médica debe estar centrado en el paciente y debe incluir información que contribuya a la toma de decisiones. Esta información puede incluir planificación familiar de la mujer o la pareja, el riesgo ambiental de exposición al zika de la paciente, incluidos los entornos de su casa y su trabajo, el nivel actual de transmisión del virus del Zika en el área local, las medidas personales para prevenir las picaduras de mosquitos, las medidas personales para prevenir la transmisión sexual del virus del Zika, que incluye la voluntad de la paciente de usar condón o abstenerse de tener relaciones sexuales mientras esté embarazada.

También es importante educar a las pacientes en los signos y síntomas de la enfermedad por el virus del Zika y en las posibles consecuencias adversas de la infección por el virus del Zika durante el embarazo. Además, se debe educar a las pacientes con infección por el virus del Zika posible o confirmada en la necesidad de esperar hasta que se minimice el riesgo de viremia o la carga viral antes de intentar concebir.

Los CDC crearon una herramienta para ayudar a los proveedores de atención médica que atienden a mujeres y hombres con intenciones de buscar un embarazo y viven en áreas con transmisión activa del virus del Zika. Esta guía está disponible en el sitio web de los CDC e incluye recomendaciones de las directrices actualizadas, preguntas clave que deben hacer a los pacientes y libretos de muestra que facilitan estas conversaciones. Todos los recursos son gratis y están disponibles en nuestro sitio web en inglés y en español.

Con las mujeres y parejas que decidan demorar o evitar un embarazo durante el brote de virus del Zika, los proveedores de atención médica pueden hablar de los métodos anticonceptivos para evitar embarazos no planeados. Los CDC definen un embarazo no planeado como un embarazo no deseado, es decir uno que se produce cuando no se desea tener (más) hijos o uno que se produce en un momento poco oportuno, es decir un embarazo que llega antes de lo deseado.

Según estimaciones recientes, el 45 % de todos los embarazos en los Estados Unidos son no planeados. En este mapa se puede ver el índice de embarazos no planeados por estado en el territorio continental de los EE. UU. Las regiones sombreadas en azul representan los índices de embarazo no planeado por cada 1000 mujeres en edad reproductiva. Las regiones sombreadas en azul más oscuro indican los estados con índices más altos de embarazos no planeados, en relación con los sombreados en azul más claro, que indican los estados con índices más bajos de embarazos no planeados.

Las líneas continuas y discontinuas representan el mejor cálculo de los CDC del alcance potencial de los mosquitos Aedes aegypti y Aedes albopictus. Son los mosquitos que sabemos que transmiten el virus del Zika. Como pueden ver, algunas de las tasas más altas de embarazos no planeados están presentes en muchos estados donde es posible la transmisión del virus del Zika a través de mosquitos.

La mejor forma en que las mujeres sexualmente activas y sus parejas pueden reducir el riesgo de un embarazo no planeado es mediante el uso de métodos efectivos de control de la natalidad de manera correcta y consistente. Prevenir los embarazos no planeados durante el brote de virus del Zika es una de las principales estrategias para prevenir consecuencias adversas en embarazos y partos asociadas al virus del Zika durante el embarazo.

Al aconsejar a las pacientes acerca de los métodos anticonceptivos durante el brote de virus del Zika, los proveedores de atención médica deben hablar acerca de la prevención de embarazos no planeados con mujeres y parejas que deseen retrasar o evitar el embarazo. Es importante ofrecer información acerca de los métodos anticonceptivos que mejor se adaptan a las necesidades de la mujer y/o de la pareja, que se puedan usar de manera correcta y constante, además de hablar acerca de la importancia del uso correcto y constante de condones u otros métodos de barrera para reducir el riesgo de infecciones de transmisión sexual, incluida la transmisión sexual del zika.

Los CDC y la Oficina de Asuntos de la Población de EE. UU. publicaron recomendaciones para ofrecer servicios de planificación familiar de calidad. Estas recomendaciones incluyen enfocar el servicio en el paciente al momento de aconsejar acerca del uso de anticonceptivos.

Centrar el servicio en el paciente implica respetar el principal objetivo que lo llevó a buscar un servicio, tener en cuenta la importancia de la confidencialidad de los servicios, alentar la disponibilidad de una amplia gama de métodos anticonceptivos para que los pacientes puedan elegir en función de sus necesidades individuales y preferencias específicas, y prestar servicios competentes culturalmente que permitan satisfacer las necesidades de todo tipo de pacientes, incluidos adolescentes, personas con un dominio limitado del inglés, personas con discapacidades y personas de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, transgénero o quienes tienen dudas acerca de su identidad sexual.

Los CDC tienen directrices sobre el uso de anticonceptivos para proveedores de atención médica que se pueden utilizar para orientar la prestación de servicios de planificación familiar. Los criterios de elegibilidad médica de los EE. UU. para el uso de servicios de planificación familiar (U.S. MEC, en inglés) incluyen recomendaciones de seguridad en el uso de métodos anticonceptivos específicos por parte de mujeres con ciertas afecciones o características clínicas.

Las recomendaciones de práctica de los EE. UU. para el uso de anticonceptivos, o SPR, incluyen directrices clínicas para proveedores de atención médica acerca del uso de métodos anticonceptivos, por ejemplo, cuándo comenzar un método o qué pruebas es necesario hacer antes de comenzar. Las SPR también incluyen recomendaciones acerca del manejo de los problemas comunes con el uso de anticonceptivos.

Es decir que los MEC ofrecen directrices acerca de cómo usar ciertos métodos de manera segura, y las SPR ofrecen directrices acerca de cómo proporcionar esos métodos anticonceptivos.

Los CDC y la Oficina de Asuntos de la Población de EE. UU. publicaron recomendaciones para ofrecer servicios de planificación familiar de calidad, o QFP. Estas recomendaciones incluyen directrices para proveedores de atención médica acerca de qué servicios ofrecer durante una consulta de planificación familiar, cómo se deben ofrecer estos servicios, qué servicios deben estar disponibles para pacientes de sexo femenino y masculino, además de para poblaciones especiales, y cómo ofrecer servicios de atención médica preventiva selectivos durante una consulta de planificación familiar.

La OPA también desarrolló un juego de herramientas específico para ofrecer atención de planificación familiar a mujeres no embarazadas y hombres en edad reproductiva en el contexto del zika.

Este juego de herramientas fue desarrollado para ayudar a los proveedores de servicios de planificación familiar a educar a sus pacientes no embarazadas acerca del riesgo de infección por el virus del Zika, y está orientado a hablar de las necesidades de salud relacionadas con el zika de las mujeres que no están embarazadas y los hombres en edad reproductiva. Todas estas herramientas están disponibles en los sitios web de los CDC y de la OPA.

Además de las directrices, los CDC y la OPA elaboraron herramientas para ayudar a los proveedores de atención médica a implementar estas directrices y recomendaciones. Las herramientas están disponibles en inglés y en español, y se pueden descargar en dispositivos móviles.

Para las mujeres y parejas que decidan retrasar o evitar un embarazo durante el brote de virus del Zika, un elemento clave al momento de elegir qué método anticonceptivo se adapta mejor a sus vidas es la efectividad.

La efectividad de los métodos de control de la natalidad es muy importante al momento de reducir el riesgo de embarazo no planeado. Las tasas de efectividad de métodos anticonceptivos se describen como índices de falla, o como la cantidad de embarazos por cada 100 mujeres durante el primer año de uso.

Los métodos anticonceptivos altamente efectivos tienen tasas de falla de menos de 1 embarazo por cada 100 mujeres que usan este método en el primer año. Entre los métodos anticonceptivos permanentes altamente efectivos se incluyen la esterilización en mujeres o la vasectomía en sus parejas.

También conocidos como métodos anticonceptivos reversibles de acción prolongada, o LARC, entre los métodos reversibles altamente efectivos se encuentran los dispositivos intrauterinos y los implantes anticonceptivos. Los métodos LARC son los tipos de métodos anticonceptivos más efectivos disponibles.

Son seguros para la mayoría de las mujeres, después de su correcta colocación no requieren ningún esfuerzo por parte de la usuaria, mantienen su efectividad durante varios años, según el tipo elegido, tienen tasas más altas de continuidad y satisfacción que ningún otro método anticonceptivo reversible y un proveedor de atención médica los puede extraer en cualquier momento, con lo que se recupera la fertilidad inmediatamente.

Como se puede ver en el gráfico a la derecha, el uso de LARC está incrementando a nivel nacional. No obstante, su uso se mantiene relativamente bajo entre mujeres estadounidenses que usan métodos anticonceptivos, en un nivel de aproximadamente 8 %, y son mucho menos comunes que los métodos menos efectivos o moderadamente efectivos de control de la natalidad como las píldoras anticonceptivas o los condones.

Los métodos anticonceptivos de efectividad moderada tienen una tasa de falla aproximadamente de 6 a 12 embarazos por cada 100 mujeres que los usan durante el primer año. Los métodos de efectividad moderada incluyen inyecciones de hormonas, píldoras anticonceptivas, parches anticonceptivos transdérmicos, anillos intravaginales y diafragmas.

Los métodos anticonceptivos menos efectivos tienen tasas de falla de 18 o más embarazos por cada 100 mujeres que usan este método al año. Entre los métodos menos efectivos se incluyen los condones femenino y masculino, las barreras cervicales, la esponja, el coito interrumpido, el uso de espermicida y métodos de control en función de las fechas de ovulación.

Mi colega, la Dra. Charlan Kroelinger, hablará ahora de los datos disponibles sobre el uso de anticonceptivos en los estados donde es posible que se produzca la transmisión del virus del Zika a través de mosquitos. ¿Charlan?

Dra. Charlan Kroelinger: Gracias, Erin. El viernes 5 de agosto los CDC publicaron un nuevo informe con las estimaciones de uso de anticonceptivos entre mujeres en edad reproductiva sexualmente activas de los EE. UU., incluyendo mujeres que dieron a luz a un bebé con vida recientemente y estudiantes de escuelas secundarias que viven en estados donde es posible la transmisión del virus del Zika a través de mosquitos.

Este informe resulta oportuno a la luz de los primeros casos reportados de transmisión local del virus del Zika a través de mosquitos en el territorio continental de los Estados Unidos, según se mencionó más temprano en este seminario virtual.

Hay diferentes formas en las que los CDC recopilan datos de vigilancia de los estados que permiten comprender mejor los comportamientos y experiencias de adultos y jóvenes en los EE. UU. Para este informe, los CDC recurrieron a datos del 2011 al 2013 y del 2015 de cuatro sistemas de vigilancia estatales: el Sistema de vigilancia de factores de riesgo en el comportamiento, o BRFSS; el Sistema de monitoreo de evaluación de riesgos del embarazo, o PRAMS; la Evaluación de salud de bebés y madres, o MIHA; y la Encuesta de comportamientos de riesgo en jóvenes, o YRBS.

Cada uno de estos sistemas de vigilancia hace encuestas acerca del comportamiento de salud de las mujeres, e incluye a mujeres no embarazadas, mujeres en posparto y estudiantes secundarias sexualmente activas. Todos estos sistemas de vigilancia publican informes con frecuencia con un resumen de uso público, y tienen datos de uso público disponibles para los investigadores.

Para este análisis partimos de las definiciones de efectividad de métodos anticonceptivos de Trussell de 2011. Los métodos anticonceptivos menos efectivos se definen operativamente como aquellos con una tasa de falla de más de 10 embarazos [por cada 100 mujeres] en el primer año de uso habitual. Los métodos anticonceptivos de efectividad moderada se definen como aquellos con 6 a 10 embarazos por cada 100 mujeres en el primer año de uso habitual.

Esto difiere de lo que acaba de describir la Dra. Berry-Bibee, que los métodos anticonceptivos de efectividad moderada tienen una tasa de falla de entre 6 y 12 embarazos por cada 100 usuarios a lo largo del primer año de uso.

Antes del brote de virus del Zika del 2016, el uso total de métodos anticonceptivos variaba por estados.

Los métodos menos efectivos o de efectividad moderada eran los de uso más frecuente en todos los grupos etarios, y también por raza y etnia.

Según los datos de sistema de vigilancia BRFSS, entre el 5,5 % y el 18,9 % de las mujeres en edad reproductiva reportaron el uso de LARC. No obstante, una proporción importante de mujeres de entre 18 y 44 años con riesgo de embarazo no planeado no usaban métodos anticonceptivos, o usaban métodos menos efectivos.

Entre el 12,3 % y el 34,3 % de las mujeres en edad reproductiva reportaron que no habían usado un método anticonceptivo en su último encuentro sexual. Si uno hace un promedio de los estados, solo poco menos de 1 cada 4 mujeres reportó no usar métodos anticonceptivos en el último encuentro sexual.

Las mujeres en etapa de posparto reportaron las tasas más altas de uso de anticonceptivos en el último encuentro sexual. Hasta un tercio de las mujeres, o entre el 6,9 % y el 30,5 % de las mujeres que dieron a luz a un bebé con vida recientemente, reportaron el uso de LARC. Entre un 3,5 % y un 15,3 % de las mujeres en etapa de posparto reportaron que no usaban métodos anticonceptivos.

Entre un 1,7 % y un 8,4 % de las estudiantes secundarias sexualmente activas reportaron el uso de LARC. Además, una proporción importante de estudiantes secundarias sexualmente activas no usaban métodos anticonceptivos, o usaban los métodos menos efectivos. Entre el 7,3 % y el 22,8 % de las estudiantes secundarias sexualmente activas, o más de 1 en 5, reportaron que no habían usado ningún método anticonceptivo en el último encuentro sexual.

Hay una serie de barreras que limitan el uso de LARC. Las barreras de acceso y disponibilidad de métodos LARC pueden incluir los costos altos de los dispositivos, las limitaciones en los planes de reembolso de los proveedores, la falta de capacitación adecuada de los proveedores de atención médica para la colocación y extracción, la falta de conocimiento o percepción errónea acerca de los métodos LARC, además de factores culturales y de otro tipo como la disponibilidad limitada de servicios para jóvenes que aborden las inquietudes adolescentes con respecto a la confidencialidad, y un nivel bajo de conocimiento de los consumidores acerca de los métodos anticonceptivos de mayor efectividad.

Hay diferentes estrategias para mejorar el acceso de las mujeres a métodos anticonceptivos efectivos y la disponibilidad de los LARC. Para abordar el problema de los costos altos, los proveedores de atención médica pueden eliminar las barreras administrativas para los servicios y suministros anticonceptivos, lo que incluye eliminar las políticas que exigen aprobación previa y las restricciones de terapia escalonada.

Además, los proveedores pueden asociarse con los entes pagadores del sistema de salud para implementar servicios de planificación familiar. Los proveedores pueden coordinar con sus agencias sanitarias y aseguradoras estatales para reembolsar toda la gama de servicios anticonceptivos, incluida la evaluación de intención de buscar un embarazo, ofrecer asesoramiento sobre métodos anticonceptivos centrado en el paciente, financiando completamente la colocación, extracción, reemplazo y reinserción de dispositivos en consultas de seguimiento.

Se puede capacitar a todos los proveedores de atención médica en las técnicas más actuales de colocación y extracción de LARC, incluidos los pediatras, enfermeros y médicos de familia. Además, los proveedores pueden mejorar el acceso a servicios en el mismo día si descartan requisitos no esenciales como hacer una prueba de Papanicolaou o pruebas de detección de ETS antes de iniciar el tratamiento anticonceptivo.

Los proveedores pueden usar las directrices para el uso de anticonceptivos basadas en evidencias y las directrices para servicios de planificación familiar de los CDC para mejorar la información acerca de la existencia de los LARC entre pacientes de todas las edades.

Los proveedores pueden admitir la incorporación de servicios de salud reproductiva que sean aptos para jóvenes y adecuados en términos culturales y refuercen las necesidades de todos los pacientes, incluidos los adolescentes, quienes tienen un dominio limitado del idioma inglés, personas con discapacidades y los que forman parte de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, transgénero o que tienen dudas acerca de su identidad sexual, o LGBTQ.

Por ejemplo, servicios adecuados para jóvenes que incluyan entender las dudas que las menores sienten por la confidencialidad de su situación, modificar la distribución automatizada de Explicaciones de beneficios, ofrecer horarios extendidos de atención clínica y ofrecer materiales diseñados para jóvenes durante las consultas.

Los CDC implementaron una serie de actividades para superar las barreras de acceso a métodos anticonceptivos y acerca de embarazo no planeado. La iniciativa 6|18 de los CDC trabaja para abordar las tasas inadecuadas de reembolso, ampliar la cobertura y eliminar las barreras administrativas y logísticas para acceder a los LARC en cada estado.

Además, los CDC se sumaron a la Asociación de Funcionarios de Salud Estatales y Territoriales, a la Oficina de Asuntos Poblacionales y a los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid para implementar una comunidad educativa que mejore el acceso a métodos anticonceptivos, incluidos los LARC.

La comunidad educativa sobre LARC identificó ocho estrategias que pueden contribuir a que los estados puedan implementar iniciativas sostenibles de acceso a LARC. En los enlaces web al final de esta página hay más información acerca de las actividades organizadas por los CDC.

Todo este trabajo es el trabajo de muchas personas. Muchas gracias a todos nuestros colaboradores y gracias por participar hoy en esta llamada.

Marcy Friedman: Muchas gracias a los presentadores por ofrecer a nuestro público de COCA esta valiosa información. Ahora abriremos las líneas telefónicas para la sesión de preguntas y respuestas.

Les recordamos que las preguntas estarán limitadas a los médicos que deseen obtener información acerca del zika. Quienes tengan preguntas para los medios de comunicación deben comunicarse con Relaciones con los medios de los CDC al 404-639-3286 o por correo electrónico a media@cdc.gov. Si es un paciente, consulte a su proveedor de atención médica para que aclare sus dudas.

Al hacer una pregunta, diga a qué organización pertenece. Recuerde también que puede enviar preguntas a través del sistema de seminario virtual. Operadora, puede comenzar con la sesión de preguntas y respuestas con una pregunta que surgió del seminario virtual.

Esta pregunta la hizo Janice Matthews-Greer, y es para la Dra. Oduyebo. Dice: la Dra. Oduyebo dijo que una mujer embarazada asintomática tenía ARN detectable a los 53 días. ¿Le hicieron un análisis de detección antes de esa fecha y dio negativo?

Dra. Titilope Oduyebo: Hola, habla la Dra. Oduyebo. En ese caso en particular, se le hizo un análisis de detección antes de los 53 días. Se le hizo una prueba de detección a los 25 días después de su última posible exposición y se detectó ARN de virus del Zika tanto en suero como en orina. Si desea obtener más información acerca de los casos que presentamos, este se publicó en el Obstetrics and Gynecology Journal el 2 de agosto, y aparece en su sitio web.

Marcy Friedman: Muchas gracias, Dra. Oduyebo. Operadora, ¿tenemos alguna pregunta que se haya hecho a través de las líneas telefónicas?

Coordinador: Tenemos un par de preguntas, y la primera es de Warner Hudson, de UCLA. Señor, su línea está abierta.

Warner Hudson: Fantástico, gracias. Habla el Dr. Warner Hudson, director médico de Salud Ocupacional y del personal de UCLA. Estamos haciendo mucha investigación sobre zika, en ratones por ejemplo, como muchas instituciones por estos días. Y surgieron dudas acerca de la vigilancia de los trabajadores de laboratorio sin exposición conocida. Y la respuesta que recibí es «no, no podemos hacer eso», por parte del departamento de salud local de LA y del departamento de salud de California.

Si tuviéramos un caso de exposición en el laboratorio, como un pinchazo con zika vivo, sería una exposición real y tendríamos acceso a pruebas de detección. Supongo que la pregunta sería, ¿tienen alguna directriz sobre vigilancia de investigadores en laboratorio que trabajan con virus del Zika vivo en áreas donde no hay transmisión de zika? Y alguna sugerencia acerca del uso de anticonceptivos entre investigadores de laboratorio, ya que seguramente surgirán estas preguntas con el tiempo. Tengo mi propia idea al respecto, pero me encantaría escuchar la de ustedes. Gracias.

Dra. Titilope Oduyebo: Veamos si la Dra. Staples puede responder la primera parte de su pregunta acerca de la vigilancia de investigadores de laboratorio en áreas donde no hay transmisión actual del virus del Zika pero que puedan verse expuestos debido al trabajo que hacen.

Dra. Erin Staples: Hola, soy Erin Staples. Soy epidemióloga médica en la Subdivisión de Enfermedades Arbovirales en Fort Collins, Colorado, y hace años trabajo en temas del zika. No tenemos ningún programa de vigilancia activa para investigadores que trabajan en la actualidad con el virus del Zika, aunque por supuesto en los CDC tenemos nuestro laboratorio diagnóstico e investigadores que trabajan con el virus en la sección de virología.

Sabe que esta gente emplea técnicas estándar. Es un agente BSL-2. No se consideró que hicieran falta otras pruebas. No obstante, dicho esto, por lo general se recomienda que las mujeres embarazadas o las mujeres que están pensando en buscar un embarazo no participen activamente de este tipo de investigaciones.

Y creo que su plan es correcto, que si alguien se viera expuesto debería ser evaluado y se le deberían hacer pruebas de detección. Hubo un par de incidentes en los CDC de los que tomamos conocimiento. Una exposición no desencadenó síntomas, y no hubo seroconversión. En el segundo caso la persona tuvo síntomas y hubo seroconversión a raíz de las exposiciones en el laboratorio.

Así que creo que el plan que tienen en la actualidad es adecuado. Y si llegamos a contar con más información, con seguridad la divulgaremos a través de nuestros diferentes canales y el sitio web sobre preguntas específicas de laboratorios de investigación. Ahora el grupo de Titi responderá la parte acerca de los métodos anticonceptivos entre trabajadores de laboratorio.

Warner Hudson: Gracias.

Dra. Erin Berry-Bibee: Hola, habla la Dra. Erin Berry-Bibee. En lo que a métodos anticonceptivos para trabajadores de laboratorio se refiere, se trata de una decisión personal compleja que queda a criterio de cada paciente individualmente, y esa es en realidad toda la orientación que tenemos desde ese punto de vista.

Warner Hudson: Ok, gracias.

Coordinador: Nuestra próxima pregunta es de la Dra. (Ann Bilowitz).

Dra. Ann Bilowitz: Sí, hola. Gracias. Entonces si tenemos una situación en la que un médico desea conocer más las técnicas de colocación, extracción, etc. de LARC, ¿tienen algún recurso disponible en este sentido? ¿Hola?

Dra. Erin Berry-Bibee: Hola, habla la Dra. Erin Berry-Bibee. Hay muchos recursos en el sitio web de los CDC, incluidas la comunidad educativa activa sobre LARC y la iniciativa (16|18), ambas orientadas a sistemas de atención médica y proveedores de atención médica.

Los CDC no ofrecen capacitación, pero hay muchas organizaciones de capacitación que son parte del juego de herramientas sobre zika de la OPA para atender a mujeres en el contexto del virus del Zika. Dentro de ese juego de herramientas hay un listado de recursos.

Dra. Ann Bilowitz: Ok, ¿son cursos reales que ofrecen capacitación práctica?

Dr. Erin Berry-Bibee: Hay tanto recursos en línea como prácticos. Depende mucho de cada proveedor y del sistema en el que trabaja.

Dra. Ann Bilowitz: Bueno. Les dejo una inquietud: sería útil si alguna de las instancias estatales, ya saben, Ginecología y Obstetricia, Medicina Interna, Pediatría o cualquier otra, o entidades nacionales fueran más proactivas a la hora de ofrecer oportunidades de CME.

Dr. Erin Berry-Bibee: Es una excelente sugerencia.

Marcy Friedman: Gracias. Tengo otra pregunta desde el seminario virtual. De parte de (Lee Chen). La pregunta dice: según una diapositiva en la que se comparan los tiempos de detección de ARN en IgM para zika, el virus del Zika se puede detectar antes de la aparición de los síntomas.

¿Cuántos días antes de la aparición de los síntomas creen que la mujer del caso en Nueva York tuvo relaciones sexuales con su pareja? Me pregunto cuántos días deberíamos considerar para un caso de transmisión sexual, si se presenta una situación de este tipo. ¿Tres días? Con un signo de interrogación, tres días.

Dra. Titilope Oduyebo: Habla la Dra. Oduyebo. La imagen muestra que hay diferencias particulares. La presunción es que el período de incubación de la infección por el virus del Zika es de entre 3 días y 2 semanas, 14 días, como máximo. Así que es posible que algunas personas tengan algo de ARN viral en su suero antes de que aparezcan los síntomas.

Ahora derivaré la pregunta a la Dra. Erin Staples, que quizás tenga información más concreta acerca de la cantidad exacta de días en los que el virus se puede detectar en suero o en los especímenes.

Dra. Erin Staples: Sí, gracias, Titi. Lamentablemente no tenemos mucha más información específica acerca del tiempo de viremia de una persona hasta que aparecen los síntomas. En algunas enfermedades diferentes la información en realidad se obtuvo de experimentos, cosa que no se ha hecho con el virus del Zika en términos de inyectarlo y luego detectarlo para luego determinar cuándo se vuelve sintomático.

Pero como Titi ya mencionó, sí analizamos al menos casos asociados a viajes de virus del Zika, y averiguamos cuándo viajaron para indicar cuándo se vieron expuestos, y luego observamos en qué momento se volvieron sintomáticos. Ahí es donde aparece ese período de 3 a 14 días de incubación luego de la exposición, en casos asociados a viajes, que son casos probablemente contraídos a través de mosquitos.

Es posible que haya diferencias en los tiempos de incubación en función de las diferentes vías de exposición, como exposición sexual. Pero lamentablemente no tenemos suficiente información en este momento para hacer una mejor estimación, así que por el momento nos basamos en un período de incubación de entre 3 y 14 días.

Marcy Friedman: Fantástico. Muchas gracias. Tenemos otra pregunta del seminario virtual que quisiera que abordaran. Y la pregunta es de (Kathy Ferris). Su pregunta se refiere a que está recibiendo muchas consultas de su personal respecto del riesgo de contraer el virus del Zika por un pinchazo con aguja. No se trata del personal que trabaja en laboratorios, sino de los pacientes. Le preocupa particularmente el personal que trabaja en la sala de preparto y parto. ¿Cuál sería el seguimiento si alguien se pinchara con una aguja?

Dra. Titilope Oduyebo: Los CDC publicaron directrices acerca de las precauciones que se deben tomar en entornos de trabajo de parto y parto en el contexto del brote actual del virus del Zika. Y, sabe, recomendamos que, al igual que con cualquier otra enfermedad infecciosa, se implementen las precauciones estándar. Si se trata de un pinchazo con aguja, debo derivar la respuesta a la Dra. Erin Staples para responderla, pero creo que se trataría de un caso de exposición que indicaría pruebas de detección de la infección por el virus del Zika.

Dra. Erin Staples: Sí, gracias, Titi. Y con esto también volvemos a lo señalado por el Dr. Hudson. Mucho de esto depende en realidad de cada institución. Cada institución tiene su propia política. Mínimamente, sería definitivamente recomendable que se haga un seguimiento de la persona para detectar signos de la enfermedad: fiebre, sarpullido, conjuntivitis.

Muchas personas, o muchas instituciones, pueden implementar seguimientos de rutina como pruebas, particularmente si existe algún grado de sensibilidad relacionada con la salud de la persona que pudo haberse visto expuesta. Pero lamentablemente creo que mucho de esto depende de cada institución, y creo que hay que seguirlo a ese nivel. Y si no hay políticas estándar, entonces hay que considerar simplemente la fiebre y buscar otros síntomas, con un enfoque de pruebas más proactivo, si está disponible.

Marcy Friedman: Muchas gracias. Operadora, ¿tenemos alguna otra pregunta de alguien en las líneas telefónicas?

Coordinador: No hay preguntas en la cola de las líneas telefónicas.

Marcy Friedman: Bien, gracias. Tengo otra pregunta desde el seminario virtual. Es de Rossi Hassad, de Mercy College en Nueva York. Comienza con: permítanme introducir mi pregunta diciendo que entiendo que se trata de un tema muy sensible y definitivamente serio, y que la mayoría de las infecciones son asintomáticas.

Dada la incertidumbre que rodea a la infección por el virus del Zika y los trastornos fetales graves asociados en particular, ¿no sería aconsejable aislar y tratar todos los casos mientras la incidencia y la prevalencia sean relativamente bajas para contener la propagación del virus de una fuente conocida (la persona infectada)? Entre paréntesis.

Dra. Erin Staples: Sí, soy Erin Staples. Creo que me hago cargo de esta, y creo que el Dr. Hassad apunta a uno de los problemas más apremiantes, que es que la mayor parte de la gente que se infecta con el virus del Zika probablemente sea asintomática. Pero el virus sí se replica en su sangre, y por consiguiente pueden contribuir, en muchos casos, a que un mosquito sano contraiga el virus y luego infecte a otra gente.

Así que estar en condiciones de aislar exclusivamente a las personas no necesariamente controlaría o potencialmente detendría nuevas transmisiones que pudieran ocurrir, ya que la probabilidad de que las personas asintomáticas pueden ser [una fuente de infección] es la misma.

No obstante, sí se recomienda que si uno tiene un paciente con presunta enfermedad sintomática evite, al menos durante la primera semana después de la aparición del cuadro, la exposición a mosquitos, para reducir el riesgo probable de infectar a las poblaciones locales de mosquitos.

Además, muchos departamentos de salud estatales, al recibir informes de casos confirmados o presuntos de virus del Zika, van al lugar donde se produjo el caso para iniciar tareas de educación preventiva y control de vectores cuando tienen capacidad. Así que, repito, es muy importante que los médicos alerten a sus departamentos de salud estatales y locales de cualquier caso presunto o probable de infección por el virus del Zika, para ayudar a mitigar la propagación.

Marcy Friedman: Bueno, muchas gracias a todos los presentadores, especialmente a las Dras. Oduyebo, Kroelinger, Berry-Bibee y a la Dra. Staples.

Lo invitamos a comunicarse con nuestras presentadoras después del seminario virtual. Si tienen alguna otra pregunta para nuestras presentadoras de hoy, pueden enviar un correo electrónico a coca@cdc.gov. Escriban en el asunto -llamada de la COCA del 9 de agosto- y nos ocuparemos de que las preguntas se reenvíen a sus disertantes. Repito la dirección de correo electrónico: coca@cdc.gov.

En los próximos días, la grabación y transcripción de esta llamada se publicarán en el sitio web de la COCA en emergency.cdc.gov/coca.

Hay educación continua gratis disponible por esta llamada. Los participantes de la teleconferencia de COCA del día de hoy que deseen recibir educación continua deben completar una evaluación en línea antes del 9 de septiembre con el código de curso WC2286.

Toda la información acerca de créditos de educación continua y los horarios de las teleconferencias de COCA están disponibles en el sistema TCE (capacitación y educación continua) en línea del Sistema de capacitación y educación continua de los CDC en: www.cdc.gov/tceonline. Repito: www.cdc.gov/tceonline.

Para recibir información sobre las próximas llamadas de COCA, suscríbase a COCA en la página web, emergency.cdc.gov/coca/subscribe. Acompáñenos en nuestra próxima llamada de la COCA el 17 de agosto, donde hablaremos de las directrices de los CDC para la prescripción de opioides para el tratamiento del dolor crónico. El tema de esta última llamada de la serie de cuatro partes es dosificación y titulación.

Puede comunicarse con la COCA a través de Facebook. Ponga «Me gusta» en la página facebook.com/CDC Clinician Outreach and Communication Activity para estar al tanto de las últimas novedades de la COCA. Gracias nuevamente por participar en el seminario virtual de la COCA de hoy. Que tengan un excelente día.

Coordinador: Con esto concluye la conferencia de hoy. Gracias por acompañarnos. Los participantes pueden desconectarse ahora. Oradores, por favor esperen en línea para los comentarios posteriores.

FIN

TOP