Skip directly to search Skip directly to A to Z list Skip directly to navigation Skip directly to page options Skip directly to site content

Directrices clínicas provisionales para el zika en mujeres y hombres en edad reproductiva, transmisión sexual del zika y el registro de embarazos para el zika de EE. UU., versión actualizada

This information is for historic and reference purposes only.  Content has not been updated since the last reviewed date at the bottom of this page.

Moderadora: William Koehne

Presentadoras: Christine K. Olson, MD, MPH, Jefferson M. Jones, MD, MPH, John T. Brooks, MD

Fecha/Hora: 12 de abril de 2016, 1:00 p. m., hora del centro

Coordinador:      
Bienvenidos y gracias por esperar. En este momento los participantes se encuentran en el modo escucha solamente. Durante la sesión de preguntas y respuestas pueden oprimir Asterisco 1 y registrar sus nombres cuando el sistema se lo indique. La conferencia de hoy será grabada. Si tiene alguna objeción puede desconectarse en este momento. Ahora, me gustaría cederle la palabra a Will Koehne. Gracias. Puede comenzar.

Will Koehne:       
Gracias, Carolyn. Buenas tardes. Mi nombre es Will Koehne y represento a la Actividad de Comunicación y Alcance Clínico (COCA, siglas en inglés) de la División de Comunicación de Riesgos de Emergencia en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Me complace darles la bienvenida a la llamada de hoy de la COCA sobre la actualización de las directrices clínicas provisionales para el zika en cuanto a la transmisión sexual del zika en mujeres y hombres en edad reproductiva, y el registro de embarazos para el zika en los EE. UU.

Puede participar de la presentación de hoy mediante audio únicamente a través del seminario virtual o puede descargar las diapositivas si no tiene acceso al seminario virtual. Las diapositivas de PowerPoint y el enlace al seminario virtual se encuentran en la página web de la COCA en emergency.cdc.gov/coca. Haga clic en el ícono de la llamada de la COCA del 12 de abril El juego de diapositivas está en la sección Materiales de la llamada. Hay educación continua disponible para esta llamada de COCA. Al final de la llamada recibirán instrucciones acerca de cómo acceder a educación continua.

Los CDC, nuestros planificadores, presentadores y sus cónyuges/socios desean divulgar que no tienen intereses financieros ni relación de ningún otro tipo con los fabricantes de productos comerciales, proveedores de servicios comerciales ni colaboradores comerciales. Los planificadores revisaron el contenido para garantizar que no haya sesgo. Esta presentación no incluirá ningún debate del uso sin etiquetas de un producto o de un producto bajo investigación.

Al final de la sesión de capacitación tendrán la oportunidad de hacer preguntas a los presentadores. Habrá más expertos de los CDC en el tema que nos ocupa disponibles para ayudarles con cualquier duda. Si disca asterisco 1 en el teléfono, se pondrá en la fila para preguntas. Puede enviar las preguntas a través del sistema de seminario virtual en cualquier momento durante la presentación. Para ello, seleccione la pestaña de Preguntas y respuestas en la parte superior de la pantalla del seminario virtual y escriba su pregunta.

Las preguntas estarán limitadas a los médicos que deseen obtener información acerca del virus del Zika y la enfermedad por el virus del Zika. Quienes tengan preguntas para los medios de comunicación deben comunicarse con Relaciones con los medios de los CDC al 404-639-3286 o por correo electrónico a media@cdc.gov. Si es un paciente, consulte a su proveedor de atención médica para que aclare sus dudas.

La primera presentadora de hoy es la Dra. Christine K. Olson. La Dra. Olson es médica en la división de salud neonatológica y de bebés prematuros de los CDC. Se recibió de médica en MPH de la Universidad de Minesota y tiene certificación en Ginecología y Obstetricia y en Medicina Preventiva. En la división de respuesta ante el zika de los CDC es parte del grupo operativo sobre Embarazo y Defectos Congénitos. Nuestro segundo presentador es el Dr. John T Brooks. El Dr. Brooks es Asesor médico sénior de los CDC en la División de Prevención del VIH/SIDA. El Dr. Brooks se recibió de médico en la Facultad de Medicina de Harvard y es experto en infecciones de transmisión sexual. El tercer presentador de hoy es el Dr. Jefferson M. Jones. El Dr. Jones es funcionario en el Servicio de Inteligencia Epidemiológica (EIS, siglas en inglés) de los CDC. Se recibió de médico en MPH de Northwestern University. En la división de respuesta ante el zika de los CDC trabaja como pediatra dentro del grupo operativo sobre Embarazo y Defectos Congénitos. Ahora, demos la bienvenida a la Dra. Olson.

Dra. Christina K. Olson:
Gracias, Will. Durante este brote hemos ido actualizando rápidamente la información acerca de la infección por el virus del Zika, sus modos de transmisión, sus efectos en el embarazo y consecuencias en el nacimiento. Los CDC han emitido y actualizado directrices clínicas y han desarrollado herramientas e información para médicos y para el público en general. Además, los CDC han creado un registro nacional para recopilar información acerca de embarazos afectados por el zika y sus consecuencias en el nacimiento y los bebés.

Durante esta llamada nos ocuparemos de lo siguiente: una breve descripción del virus del Zika, directrices provisionales actualizadas para la prevención de la transmisión sexual del virus del Zika, directrices provisionales actualizadas para proveedores de atención médica que atiendan a mujeres en edad reproductiva con posible exposición al virus del Zika, prevención de la transmisión del virus del Zika durante el trabajo de parto y el parto, a través de la implementación de precauciones estándar, interpretación de las directrices de pruebas pediátricas y el registro de embarazos para el zika en los EE. UU.

La enfermedad por el virus del Zika se propaga, principalmente, a través de la picadura de un mosquito infectado de la especie Aedes, que incluyen Aedes [aegypti] y albopictus. Estos mosquitos pican especialmente durante el día, pero también pueden hacerlo durante la noche. Los datos de brotes anteriores sugieren que la mayoría de las infecciones son leves y muchas otras, asintomáticas. Los síntomas duran entre varios días y una semana, e incluyen fiebre, sarpullido maculopapular, artralgia y conjuntivitis. El paciente puede referir también mialgia y dolor de cabeza. No son comunes los casos de enfermedad grave que requieran hospitalización.

Otras formas documentadas de transmisión del virus del Zika incluyen la transmisión intrauterina y perinatal, la transmisión sexual y las exposiciones de laboratorio. Además se han reportado posibles transmisiones del virus del Zika a través de transfusiones de sangre, y se está investigando la forma de transmisión. En términos teóricos también preocupa la posible transmisión a través de los trasplantes de órganos o de tejido. Y se ha detectado ARN del virus del Zika en leche materna, pero no existe infección documentada en ningún lactante. No se ha documentado ningún caso de transmisión del virus del Zika durante tratamientos de fertilización. Pero la transmisión a través de gametos o embriones donados es teóricamente posible, dado que el virus del Zika puede estar presente en el semen y se han producido casos de transmisión sexual. Hablaremos de la transmisión sexual del virus del Zika más adelante durante la presentación.

A la fecha hay 33 países o territorios del continente americano y 41 países del mundo con transmisión activa del virus del Zika según sus informes. Hay actualizaciones donde constan las regiones con transmisión activa el virus del Zika disponibles en línea.

No se reportó transmisión local por vectores del virus del Zika en la región continental de los Estados Unidos (los 50 estados y el Distrito de Columbia), pero sí se reportaron casos de transmisión local en territorios de los EE. UU. Con el brote actual en el continente americano, se producirá un incremento en la cantidad de casos de infección por el virus del Zika en viajeros. Los casos importados pueden implicar la introducción del virus en la región continental de Estados Unidos, y puede producirse entonces la transmisión local por vectores en algunas áreas de los EE. UU.

El 1 de abril los CDC reunieron a las partes interesadas a nivel estatal, tribal, local, territorial y nacional en Atlanta para hablar de las actividades de preparación y respuesta al zika. La investigación activa nos permite obtener rápidamente más información acerca del virus del Zika y el embarazo. Hay información limitada que no muestra evidencia de mayor susceptibilidad al virus del Zika en mujeres embarazadas. La infección por el virus del Zika se puede contraer en cualquier trimestre, pero no se conoce la incidencia de la infección por el virus del Zika en mujeres embarazadas. No hay evidencia de que las mujeres embarazadas se enfermen más gravemente que quienes no están embarazadas.

La primera vez que se reconoció alguna relación entre el zika y la microcefalia fue en mayo de 2015 en Brasil, cuando se informó un incremento en la cantidad de bebés con microcefalia después del inicio del brote de virus del Zika. Las consecuencias adversas en el embarazo y el nacimiento que se identificaron incluyen abortos espontáneos, microcefalia y anormalidades en el cerebro y los ojos. Lo que no se conoce es el nivel de riesgo de estas consecuencias adversas asociadas a la infección por el virus del Zika durante el embarazo o cerca del momento de la concepción.

Reconocemos que, debido a que la información disponible es limitada, resulta complicado para los proveedores de atención médica aconsejar a las mujeres acerca de los riesgos del virus del Zika en el embarazo. Por este motivo, los CDC han publicado de manera proactiva y actualizan constantemente las directrices en la medida que van surgiendo nuevos datos. Dos estudios recientes ofrecen algo de información respecto del alcance de las anormalidades fetales detectadas observadas hasta el momento. En Brasil, de las 42 mujeres con infección por el virus del Zika confirmada por estudios de laboratorio, el 29 % tuvo hallazgos anormales en los ultrasonidos prenatales, incluidos dos con muerte fetal intrauterina. Otros hallazgos incluyeron anormalidades en el flujo sanguíneo, el crecimiento y el volumen de líquido amniótico. Entre las anormalidades detectadas, el 17 % se trató de anormalidades estructurales del cerebro, como microcefalia, calcificaciones intracraneales, ventrículomegalia y atrofia cerebral. Muchos de estos embarazos seguían al momento de la publicación, pero en un caso los hallazgos del ultrasonido prenatal tenían correlación con los resultados en el nacimiento, y el bebé presentaba microcefalia grave, atrofia cerebral y lesiones maculares.

En dos de los embarazos con diagnósticos prenatales de microcefalia y restricción de crecimiento intrauterino, los bebés fueron pequeños para su edad gestacional al nacer. En un segundo estudio, un análisis retrospectivo de los datos del brote de virus del Zika de 2013 a 2014 en la Polinesia Francesa, la infección por el virus del Zika estuvo asociada a ocho casos de microcefalia. Un modelo matemático permitió estimar que la infección por el virus del Zika durante el primer trimestre del embarazo resultó en aproximadamente un 1 % de casos de microcefalia.

Según un informe reciente de los Estados Unidos, una mujer que había viajado durante el primer trimestre de su embarazo a áreas con transmisión activa del zika refirió síntomas consistentes con la enfermedad por el virus del Zika en su 12. º semana de gestación. Los ultrasonidos prenatales iniciales resultaron normales y no se identificó microcefalia. No obstante, se detectó una reducción en la circunferencia de la cabeza del feto del percentil 47 al 24 entre las semanas 16 y 20 de gestación.

En un ultrasonido a las 19 semanas se pudieron observar anormalidades intracraneales serias, como atrofia cerebral, ventrículomegalia, posible hemorragia intraventricular y posible agenesia del cuerpo calloso. Después de estos hallazgos en el ultrasonido, se realizó una resonancia magnética a las 20 semanas que mostró anormalidades cerebrales consistentes con los hallazgos del ultrasonido. Una evaluación post mortem, después de que la madre decidiera interrumpir el embarazo permitió detectar un adelgazamiento de la corteza cerebral. Además, el cerebro y otros tejidos contenían altos niveles de ARN del virus del Zika, y se cultivó virus del tejido cerebral. Ahora el Dr. John Brooks nos hablará de las actualizaciones de las directrices sobre transmisión sexual del virus del Zika.

Dr. John T. Brooks
Muchas gracias, Christine y bienvenidos a todos los participantes de la llamada de hoy. Haré una breve actualización de las directrices publicadas. Esta actualización aparecerá desde el 1 de abril de 2016 en las directrices provisionales para la prevención de la transmisión sexual del virus del Zika en los Estados Unidos.

Las directrices iniciales, también provisionales… disculpen… decía que las directrices iniciales, que también eran provisionales, se publicaron por primera vez en el informe semanal de morbilidad y mortalidad del 5 de febrero de 2016. Desde entonces, los CDC continuaron monitoreando, evaluando… y evaluando toda la evidencia disponible para actualizar las recomendaciones en la medida que iba apareciendo información nueva, lo que resultó en la actualización que publicamos el 1 de abril.

Nuestro estrecho trabajo en conjunto con los médicos, las organizaciones profesionales y los departamentos de salud locales y estatales, además de otras partes interesadas como ustedes, que se sumaron a la llamada, es lo que nos permitió ir informando y mantenerlos informados acerca de las actualizaciones de las directrices de los CDC. Los cambios a estas directrices no son demasiados. Los principales cambios son la aclaración del período de tiempo mínimo en que las parejas que en la actualidad no esperan un bebé deben esperar si desean empezar a buscarlo. El resto de las recomendaciones se mantienen iguales.

Así que hablemos un poco de lo que sabemos acerca del virus del Zika y la transmisión sexual. Sabemos que un hombre puede transmitir el virus del Zika por vía sexual a sus parejas sexuales, y que ello incluye tanto a parejas sexuales masculinas como femeninas. Pero nuestra preocupación con respecto a la transmisión sexual, en realidad, gira en torno a la transmisión a una mujer embarazada. Todos los casos de transmisión sexual informados a la fecha fueron casos de mujeres que tuvieron relaciones sexuales sin condón con un hombre que tenía síntomas o que los desarrolló después del encuentro.

El virus del Zika se transmite tanto cuando el hombre tiene síntomas como días antes de la aparición de los síntomas y días después que desaparecen. La transmisión sexual de muchas infecciones, incluso aquellas causadas por otros virus, se reduce con el uso regular y correcto de condones de látex. También hay cosas que no sabemos. No sabemos si los hombres infectados que nunca desarrollan síntomas pueden transmitir el virus del Zika a sus parejas sexuales. También desconocemos cuánto tiempo permanece el virus del Zika en el semen.

Sabemos, a partir de dos informes de casos, que los virus infecciosos, es decir aquellos de los que se pueden hacer cultivos, pueden permanecer en el semen por al menos 14 días después de la aparición de los síntomas de la infección. Y sabemos, a partir de otro informe de caso, que se han detectado partículas de virus en el semen en un hombre 62 días después de que aparecieran los síntomas de infección. No obstante, no se sabe si las mujeres pueden transmitir el virus del Zika a sus parejas sexuales. Tampoco sabemos si se puede transmitir el virus del Zika a través del sexo oral. Se sabe que está presente en el semen, pero no sabemos si está en la saliva o en el flujo vaginal, por ejemplo.

Entonces, ¿cuáles son los cambios a las directrices? En lo que respecta a las mujeres embarazadas, no hay cambios en las directrices actuales. Seguimos recomendando que las parejas en las que la mujer está embarazada usen condones de manera constante y correcta o se abstengan de tener relaciones sexuales mientras dure el embarazo. Si una mujer está embarazada, debe garantizar que su proveedor de atención médica esté al tanto de la posible exposición de su pareja sexual masculina, o de si estuvo enfermo. Y este tipo de conversación suele implicar compartir información relacionada con la posible exposición de la pareja sexual masculina a los mosquitos, como la duración y alcance de la exposición, y sus medidas para prevenir las picaduras de mosquitos, como repelente de insectos. Los proveedores pueden consultar las directrices de los CDC para la evaluación y las pruebas de las mujeres embarazadas.

El cambio real se produce aquí, cuando hablamos de otras parejas en las que la mujer no está embarazada. Entonces, si un hombre tiene diagnóstico confirmado de infección por el virus del Zika o presenta un cuadro clínico consistente con la enfermedad por el virus del Zika, recomendamos que las parejas usen condones o se abstengan de tener relaciones sexuales al menos durante seis meses a partir de la aparición de la enfermedad.

Consideramos este riesgo más alto y recomendamos seis meses porque triplica el período más largo en el que se detectó ARN del virus del Zika en semen después de la aparición del sistema. De hecho, es más del triple. Preferimos pecar de excesivamente cautos.

Ahora, si un hombre viajó a un área con zika… con transmisión activa del virus del Zika, pero no presentó síntomas, recomendamos que la pareja analice la posibilidad de usar condones o abstenerse de tener relaciones sexuales durante al menos ocho semanas a partir de que el hombre regresó del área afectada. Y esto triplica al período más largo en el que se detectó el virus del Zika en el semen de hombres que estuvieron enfermos. Entonces también es el período tres veces más largo en el que uno podría esperar que aparezcan posibles síntomas.

La decisión más difícil… por favor regresemos a la diapositiva anterior, la posición más difícil es la de las parejas que viven en áreas con transmisión activa del virus del Zika, y esto se torna una discusión con diferentes matices con su proveedor de atención médica y entre ellos. Pero recomendamos que estas parejas analicen la posibilidad de usar condones o abstenerse de tener relaciones sexuales mientras persista la transmisión activa en el área.

Hablemos un poco acerca de las pruebas, y de determinar si existe riesgo de transmisión sexual. Y no recomendamos que se haga ninguna prueba para saber si existe riesgo de transmisión sexual. Hay dos motivos. El primero es que la prueba de detección del virus del Zika en el semen, la prueba con ese fin, no está disponible ampliamente, aunque esto podría modificarse. Y la verdad es que nos preocupa más el segundo punto aquí, que es que tenemos muy poca información para saber cómo interpretar los resultados en las pruebas de detección en semen. Realmente no sabemos demasiado acerca de la frecuencia con la que los hombres producen líquido seminal si se infectaron con el virus del Zika, ni por cuánto tiempo está presente el virus, entonces no conocemos la incidencia de la afección, cuánto tiempo persiste en el semen y cuál es el patrón de producción. Siempre existe la posibilidad de que la presencia sea intermitente, se tome un espécimen durante un período en el que no haya excreción viral y se obtengan resultados falsos negativos y se actúe en función de esa seguridad falsa.

Finalmente, quisiera referirme brevemente a la comunicación acerca de la transmisión sexual a las parejas y a la comunidad en general. Sabemos que hablar de sexo, en general, es difícil para mucha gente, y la transmisión sexual del zika puede ser un tema muy complicado. Por supuesto que si a una persona le preocupa la posibilidad de contraer el virus del Zika a través del sexo podría optar por usar condones o no tener relaciones sexuales. Y, como siempre, los condones, para que sean eficaces, deben usarse de manera correcta de principio a fin durante el acto sexual.

Según nuestra definición, el sexo incluye sexo vaginal. Es decir, de pene a vagina -contacto con la vagina, sexo anal o peniano -contacto peniano y anal y sexo oral o boca a pene.

En algunos lugares puede haber impedimentos para acceder al uso de condones, incluidos problemas de disponibilidad, precio y, por supuesto, la capacidad de un integrante de la pareja de convencer al otro de usarlos. Las parejas que no deseen un embarazo deben, además, usar el método anticonceptivo más efectivo que puedan de manera correcta y regular, además de los condones. Quiero destacar aquí que los condones también protegen, por supuesto, contra una variedad de otras ETS.

Finalmente, las creencias religiosas pueden restringir las posibilidades de que una persona use condón u otro método anticonceptivo, y tenemos que tener esto en cuenta cuando nos comunicamos con el público en general. Creo que terminaré aquí y regresaremos con Christina. Gracias.

Dra. Christine K. Olson:
Gracias. Bien. Ahora quisiera hablar de las directrices más recientes de los CDC, que incluyen recomendaciones para mujeres en edad reproductiva con posible exposición al virus del Zika. Durante el brote de zika actual, los CDC publicaron varios documentos con directrices. Tres de estos documentos con directrices, que pueden ver aquí, se concentraron en mujeres embarazadas y en mujeres en edad reproductiva.

Si bien el zika no es nuevo, sus efectos potenciales en el embarazo se identificaron hace muy poco tiempo. Estamos aprendiendo más acerca del zika y lo que implica a diario para las mujeres embarazadas. Los CDC han convertido rápidamente los nuevos hallazgos en directrices clínicas actualizadas, y nuestro compromiso es compartir lo que sabemos, apenas lo sepamos. Como muchos de ustedes saben, los CDC crearon un registro de embarazos para el zika en los EE. UU. que nos aporta información crítica y nos permite mantener las directrices actualizadas. Hacia el final de esta charla ofreceremos más información acerca del registro.

Sabemos que mantenerse al día con las recomendaciones más actuales puede resultar complicado. Los CDC actualizan sus recomendaciones cuando hay datos nuevos que permitan informar acciones clínicas y de salud pública. El propósito de nuestras llamadas de COCA es ofrecer un panorama de las directrices más actuales y responder cualquier pregunta relacionada.

Las directrices más recientes se publicaron el 25 de marzo. Las directrices actualizadas incluyen recomendaciones nuevas para mujeres y parejas que deseen tener un bebé. Esto incluye recomendaciones de individualizar las directrices en función de las circunstancias del paciente, como la presencia o ausencia de síntomas consistentes con la enfermedad por el virus del Zika. También hay nuevas recomendaciones para mujeres y parejas bajo tratamiento por infertilidad y para mujeres embarazadas que viven en la frontera entre EE. UU. y México. Finalmente, las directrices actualizadas incluyen algunas modificaciones menores en el algoritmo de pruebas de detección durante el embarazo.

Antes de referirnos a las recomendaciones específicas es importante definir algunos términos utilizados. «Posible exposición» incluye viajar a un área con transmisión activa del virus del Zika o vivir en ella, o mantener relaciones sexuales por vía vaginal, anal u oral sin condón con un hombre que viajó a un área con transmisión activa del virus del Zika o que vivió en ella.

«Infección por el virus del Zika» implica el diagnóstico confirmado por laboratorio de infección por el virus del Zika, incluso en personas asintomáticas. Y la «enfermedad por el virus del Zika» significa que una persona tiene al menos uno de los siguientes signos o síntomas: fiebre de aparición repentina, sarpullido, artralgia o conjuntivitis, y tiene diagnóstico confirmado por laboratorio de infección por el virus del Zika.

Las personas con posible exposición al virus del Zika que presentan uno o más síntomas consistentes con la enfermedad por el virus del Zika pero que no se hicieron pruebas de detección deben seguir las recomendaciones para las personas con la enfermedad por el virus del Zika.

Ahora repasaremos las recomendaciones para diferentes situaciones y revisaremos el algoritmo en el documento de directrices más reciente.

El primer grupo del que hablaremos es el de las mujeres con posible exposición al virus del Zika que no viven en un área con transmisión activa del virus del Zika. Los proveedores de atención médica deben hablar con sus pacientes sobre los signos y síntomas del zika y las posibles consecuencias adversas asociadas a la infección durante el embarazo. Si a una mujer se le diagnostica la enfermedad por el virus del Zika, debe esperar al menos ocho semanas a partir de la aparición de los síntomas para empezar a intentar quedar embarazada. Esta recomendación toma en cuenta el límite con el período más extenso de incubación y aproximadamente el triple del período más largo conocido de viremia a partir de la aparición de los síntomas.

No hay datos disponibles respecto del riesgo de infección congénita entre mujeres embarazadas con infección asintomática. Si la mujer tiene una posible exposición pero no presenta síntomas consistentes con la enfermedad por el virus del Zika, debería esperar al menos ocho semanas a partir de la última fecha de exposición antes de intentar quedar embarazada.

Los proveedores de atención médica que atienden a mujeres y hombres interesados en tener un bebé deben ofrecerles información acerca de métodos para evitar embarazos no deseados durante el período posterior a la exposición a la enfermedad por el virus del Zika, momento en el que tratan de evitar un embarazo. Esto incluye asesorarlos acerca de los métodos anticonceptivos más efectivos que pueden usar de manera correcta y regular. También es necesario asesorar a la paciente acerca del uso correcto y regular de condones para mantener relaciones sexuales vaginales y anales, además de en caso de tener sexo oral, para reducir el riesgo de infecciones de transmisión sexual, incluido el virus del Zika.

Ahora hablemos de los hombres. De acuerdo con la información disponible hasta el momento acerca de la persistencia del virus y el semen, hay algunas recomendaciones que difieren según se trate de un hombre o de una mujer.

Como ya mencionó el Dr. Brooks, ya se han informado varios casos de enfermedad por el virus del Zika confirmados por laboratorio, transmitidos por vía sexual de hombres a sus parejas. Por el momento, la duración del patrón de persistencia del virus del Zika en el semen no está completamente caracterizada y se encuentra bajo investigación activa.

Si un hombre con posible exposición al virus del Zika tiene diagnóstico de enfermedad por el virus del Zika, debe esperar al menos seis meses a partir de la aparición de los síntomas para tratar de concebir. Esto es válido para los hombres con diagnóstico confirmado por laboratorio de enfermedad por el virus del Zika o para aquellos que hayan estado expuestos y refieran uno o más signos y síntomas consistentes con el zika, aun si no se hicieron pruebas de detección.

El intervalo de seis meses, que, reiteramos, es tres veces el período más largo en que el ARN del virus del Zika se ha detectado en semen después de la aparición de los síntomas, significa un intervalo de tiempo suficiente en que el riesgo de transmisión sexual del virus se cree mínimo. Si un hombre tiene una posible exposición pero no presenta síntomas consistentes con la enfermedad por el virus del Zika, debería esperar al menos ocho semanas después de la exposición para intentar concebir con su pareja.

Reiteramos, durante el tiempo después de la exposición o la enfermedad por el virus del Zika es muy importante hablar sobre métodos anticonceptivos eficaces y además aconsejar a los pacientes sobre el uso consistente y correcto de condones para evitar/reducir el riesgo de transmisión sexual. Se entiende que asesorar a hombres y mujeres que residen en áreas con transmisión activa del virus del Zika es difícil y que deben tomarse en cuenta varios factores.

Se recomienda que las parejas que vivan en estas áreas hablen con su proveedor de atención médica si están pensando en concebir. En la conversación y asesoramiento con el proveedor de atención médica se deben incluir temas útiles para la toma de decisiones. Uno de estos temas debe ser el plan para la vida reproductiva de la mujer o la pareja. Este plan puede incluir edad, antecedentes reproductivos, fertilidad, y valores y preferencias personales. El asesoramiento también debería incluir una evaluación del riesgo de exposición al virus del Zika y una charla sobre la prevención tanto de las picaduras de mosquitos como de la transmisión sexual del virus del Zika.

También se debe hablar sobre su entorno, si en su casa tienen aire acondicionado o mallas en las ventanas, y si está en una zona con alta densidad de mosquitos. Lo mismo se aplica al lugar de trabajo. También se debe hablar sobre el nivel actual de transmisión del virus del Zika en el área local.

Es importante hablar sobre las medidas personales para prevenir las picaduras de mosquitos. Algunas de estas medidas son usar ropa que lo proteja, mangas largas, pantalones, prendas tratadas con permetrina y repelente de insectos registrados por la EPA, según las indicaciones, y vaciar o quitar recipientes que tengan agua estancada.

Debe hacerse hincapié en las medidas personales para prevenir la transmisión sexual del virus del Zika. Esto incluye la voluntad del paciente de usar condones o abstenerse de tener relaciones sexuales durante un embarazo. Es importante aconsejar a estos pacientes sobre los signos y síntomas de la enfermedad por el virus del Zika, así como también de las consecuencias adversas de una infección por el virus del Zika durante el embarazo y la necesidad de esperar hasta que el riesgo de viremia o presencia del virus en el semen sea mínima para intentar concebir. Se debe hablar con la pareja sobre los riesgos y beneficios de un embarazo en este momento.

Los CDC han creado una herramienta para ayudar a los proveedores de atención médica a aconsejar a hombres y mujeres que estén interesados en tener un bebé y vivan en áreas con transmisión activa del virus del Zika. Esta guía está disponible en el sitio web que ve en la pantalla e incluye recomendaciones de las directrices actualizadas, las principales preguntas a hacerles a los pacientes y guiones de muestra para que facilitar la conversación.

Si después de la conversación las parejas deciden intentar  concebir, los proveedores de atención médica deben tocar los siguientes temas: recomendaciones para usar los repelentes de insectos registrados en la Agencia de Protección Ambiental y repelentes de insectos que sean seguros para usar tanto mientras tratan de concebir como durante el embarazo. También se debe hacer hincapié en el uso correcto de repelente de insectos según instrucciones y también sobre su reaplicación correcta.

Es importante hablar con los pacientes que intentan concebir sobre la recomendación de esperar si uno de ellos o ambos tienen la enfermedad por el virus del Zika. Se recomienda que, antes de intentar concebir, las mujeres que tienen la enfermedad por el virus del Zika esperen, al menos, ocho semanas luego de la aparición de los síntomas y los hombres que tienen la enfermedad por el virus del Zika esperen, al menos, seis meses. Los proveedores de atención médica deben aconsejar a las parejas que no intenten concebir hasta que el riesgo de viremia o presencia del virus en el semen sea mínimo. Esto supone una conversación y análisis particularmente en áreas de transmisión activa. Es importante que la pareja masculina use condones de manera correcta y consistente o se abstenga de tener relaciones sexuales durante todo el embarazo una vez que la mujer esté embarazada, ya que esta es la mejor manera de evitar el riesgo, por más mínimo que sea, de transmisión sexual y los posibles efectos adversos en el feto a causa de la infección por el virus del Zika durante el embarazo.

Si las parejas deciden esperar para intentar tener un hijo, los proveedores de atención médica deben asegurarse de analizar las mejores estrategias para que sus pacientes prevengan un embarazo no deseado. Este análisis debe incluir el uso de los métodos anticonceptivos más eficaces y la importancia del uso de condones para reducir el riesgo de otras infecciones de transmisión sexual además del zika. A continuación hablaremos sobre circunstancias que requieren consideración especial, mujeres que estén bajo tratamiento por infertilidad y mujeres embarazadas que viven en la frontera entre EE. UU. y México.

No se ha documentado ningún caso de transmisión del virus del Zika durante tratamientos de fertilización, aunque, por lo que sabemos, la transmisión a través de gametos o embriones donados es, en teoría, posible. Es poco probable que el virus del Zika se destruya con la criopreservación, por lo que podría persistir en caso de estar presente. El tratamiento para parejas que tienen intimidad sexual y usan sus propios gametos y embriones debe seguir las mismas recomendaciones de tiempo que para aquellas parejas que están intentando concebir. Es posible que deba adoptarse un enfoque de atención individualizada según las circunstancias del paciente.

La FDA ha desarrollado directrices para tejidos donados en el contexto de un brote del virus del Zika. Los donantes vivos no podrán hacer una donación anónima si se presenta alguna de las siguientes situaciones: tuvo un diagnóstico médico de infección por el virus del Zika en los últimos seis meses, vivió en un área con transmisión activa del virus del Zika o viajó a ella en los últimos seis meses, tuvo relaciones sexuales con una pareja de sexo masculino que seis meses antes del contacto sexual, fue diagnosticado con la enfermedad por el virus del Zika o una enfermedad con los mismos síntomas, o haya viajado a un área con transmisión activa del virus del Zika. Se ha reportado áreas de transmisión activa del virus del Zika en partes de México que no limitan directamente con los Estados Unidos. Los proveedores de atención médica que atienden a mujeres embarazadas que residen en la frontera entre EE. UU. y México deben evaluar el historial de viajes de sus pacientes, incluida la frecuencia de viajes y destinos al otro lado de la frontera. También deben preguntarles sobre el historial de viajes de sus parejas sexuales, ya que esa exposición también podría suponer un riesgo.

Actualmente no existe ningún informe de transmisión activa del virus del Zika en la frontera entre EE. UU. y México. Sin embargo, si se presentara una transmisión activa, los funcionarios de salud locales deben determinar cuándo hacer las pruebas a las mujeres embarazadas asintomáticas, teniendo en cuenta la información acerca de los niveles de transmisión del virus del Zika y la capacidad de los laboratorios en ese momento. A continuación hablaremos sobre las recomendaciones vigentes para pruebas de diagnóstico.

Los CDC recomiendan las siguientes pruebas de diagnóstico del virus del Zika en los casos que corresponda. La prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa o RCP-TI detecta el ARN viral en suero y se debe tomar por siete días después de la aparición de los síntomas. Como la viremia disminuye con el paso del tiempo, un resultado de RCP-TI negativo obtenido entre cinco y siete días después de la aparición de los síntomas no excluye la infección por el virus del Zika, por lo tanto, se deben realizar pruebas serológicas de IgM del virus del Zika si la muestra se toma cuatro días o más después de la aparición de la enfermedad. Los proveedores de atención médica deben trabajar con los departamentos de salud locales, regionales o estatales para la realización e interpretación de las pruebas.

Se pueden ofrecer pruebas serológicas para la detección del virus del Zika en mujeres embarazadas asintomáticas que pudieran haber estado expuestas al virus del Zika, incluidas las que viajaron a un área con transmisión actual del virus del Zika o viven en ella. Un resultado de IgM negativo en un plazo de dos a doce semanas después de la exposición podría sugerir que no ocurrió una infección reciente y podría descartar la necesidad de hacer ecografías en serie. No obstante, un resultado serológico negativo no puede descartar definitivamente la infección por el virus del Zika.

La información acerca de la realización de pruebas a personas asintomáticas es limitada. Ahora hablaremos sobre el algoritmo de pruebas para viajeras embarazadas que ha sido revisado en las directrices actualizadas.

Los CDC han actualizado las recomendaciones sobre quiénes deben hacerse pruebas. Estas son las directrices vigentes para las pruebas de diagnóstico a mujeres embarazadas con posible exposición al virus del Zika que no viven en un área con transmisión activa del virus del Zika. Los proveedores de atención médica deben evaluar a estas mujeres para determinar una posible infección por el virus del Zika. En esta evaluación se debe preguntar a las pacientes sobre sus viajes o actividad sexual, síntomas consistentes con infección por el virus del Zika y un examen físico. Si la paciente embarazada ha estado enferma con uno o más signos o síntomas consistentes con la enfermedad por el virus del Zika durante las dos semanas después de viajar a un área afectada, debe hacerse una prueba serológica.

Los proveedores de atención médica deben trabajar con los departamentos de salud locales, regionales o estatales para la realización e interpretación de las pruebas. Se puede ofrecer la realización de una prueba si la mujer no presenta una enfermedad clínica consistente con la enfermedad por el virus del Zika pero sí tuvo una posible exposición por haber viajado a un área con transmisión activa del virus del Zika o haber tenido relaciones sexuales con una pareja masculina que haya presentado síntomas consistentes con la enfermedad por el virus del Zika. En este momento no se recomienda la realización de pruebas a mujeres embarazadas con posible exposición al virus del Zika si ambos integrantes de la pareja son asintomáticos.

A medida que se fue incorporando más información sobre las anormalidades fetales relacionadas con el virus del Zika, se fueron ampliando las indicaciones sobre resultados en ecografías fetales que pudieran indicar una infección congénita por el virus del Zika. Además de la microcefalia y las calcificaciones intracraneales, se han detectado estructuras cerebrales ausentes o mal formadas, microftalmia, cataratas y otras anormalidades de la vista. Por lo tanto se modificó el algoritmo para reflejar esto. Los cambios se muestran aquí en texto rojo.

Además se eliminó la amniocentesis del algoritmo. La amniocentesis se puede usar en la evaluación de una paciente, pero las decisiones clínicas sobre el uso de amniocentesis se tomarán según cada caso conforme a las circunstancias de la paciente. Los CDC también actualizaron las recomendaciones para mujeres embarazadas que residen en un área con transmisión activa del virus del Zika. La mujer embarazada debe ser evaluada si ha estado enferma con uno o más signos o síntomas de la enfermedad por el virus del Zika y debe hacerse las pruebas correspondientes.

Si la mujer no presenta signos o síntomas de la enfermedad por el virus del Zika, se puede ofrecer una prueba serológica para detectar el virus del Zika durante el embarazo. Las pruebas de IgM se pueden ofrecer al iniciar las consultas prenatales. Si el resultado de la prueba es negativo, se puede indicar la repetición de la prueba de IgM a mediados del segundo trimestre debido al riesgo actual de infección y exposición al virus del Zika durante el embarazo en un área con transmisión activa.

Al igual que en el caso de mujeres que residen en áreas sin transmisión activa del virus del Zika, si se desarrollara una enfermedad clínica consistente con la enfermedad por el virus del Zika en cualquier momento durante el embarazo, deben repetirse las pruebas para detectar el virus del Zika. No se recomienda la realización de pruebas en casos de posible exposición por contacto sexual si ambos integrantes de la pareja son asintomáticos.

Al igual que con el algoritmo para mujeres embarazadas con posible exposición al virus del Zika pero que no residan en un área de transmisión activa, se implementaron cambios similares. Los cambios incluyen la eliminación de la indicación de amniocentesis y la ampliación de las indicaciones para los resultados en ecografías fetales que pudieran indicar una infección congénita del virus del Zika.

A continuación cambiamos de dirección para hablar sobre las directrices publicadas sobre el control de la infección durante el trabajo de parto y parto mediante la implementación de medidas de precaución estándar en el contexto del virus del Zika. El virus del Zika se ha detectado en varios líquidos corporales, como la sangre, el líquido amniótico, la orina, la saliva y el semen, tal como se mencionó anteriormente. En este momento no ha habido informes de transmisión del virus del Zika de pacientes infectados a personal de atención médica u otros pacientes.

Existe la posibilidad de una exposición a grandes cantidades de líquidos corporales durante el trabajo de parto y parto dada la naturaleza de la atención prestada. El personal de atención médica que trabaja en estos casos debe seguir las precauciones estándar en la medida de lo posible, al igual que en cualquier otro entorno de atención médica.

Los CDC recomiendan tomar las medidas de precaución estándar en todos los entornos de atención médica para proteger tanto al personal de atención médica como a los pacientes de una infección por el virus del Zika, y así como también de otros patógenos de transmisión sanguínea, por ejemplo, el VIH y el virus de la hepatitis C. Las medidas de precaución estándar son medidas básicas que todo el personal de atención médica debe tomar para prevenir infecciones y aplicar en todos los entornos de atención médica.

Algunos objetivos de las medidas de precaución estándar: prevenir el contacto entre los líquidos corporales del paciente y las membranas mucosas, ojos, piel y ropa del personal de atención médica; evitar que el personal de atención médica pueda transmitir material potencialmente infeccioso a un paciente u otra persona y evitar la exposición innecesaria a implementos cortantes contaminados.

Las medidas de precaución estándar incluyen higiene de manos, uso de equipos de protección personal o EPP, prácticas seguras al colocar inyecciones y manejo de equipos o superficies potencialmente contaminados en el entorno del paciente.

El personal de atención médica debe evaluar su riesgo personal de exposición a sangre y líquidos corporales según el tipo de contacto con los pacientes y la naturaleza del procedimiento clínico, y elegir el EPP adecuado según esa información. El EPP incluye guantes (se pueden usar guantes dobles para reducir el riesgo de sufrir lesiones percutáneas al manejar objetos cortantes), batas impermeables, mascarillas, protección para los ojos (ya sea con gafas protectoras o máscaras) y protectores de calzado impermeables hasta la rodilla.

Algunos ejemplos de procedimientos donde se necesita un mayor nivel de EPP en el trabajo de parto y parto incluyen exámenes vaginales, particularmente durante una amniotomía -o ruptura de las membranas- donde se espera una exposición a los líquidos, durante un parto vaginal o extracción manual de la placenta donde la exposición a mayores volúmenes de líquidos sería rutina y en procedimientos en un quirófano donde se debe usar ropa protectora y protección para la piel y la mucosa en todo momento. El personal de atención médica debe considerar la exposición prevista a sangre y líquidos corporales, y la posibilidad de salpicaduras de estos líquidos. Se debe usar el EPP adecuado para proteger las membranas mucosas, incluso las de los ojos, como corresponde.

Además, el personal de atención médica que trabaje en equipo con los mismos procedimientos también debe usar el mismo nivel de EPP. Además de usar EPP, el personal de atención médica puede colocar material absorbente desechable en el piso alrededor del área donde se realiza el procedimiento y parto, para absorber los líquidos y reducir el riesgo de exponerse a salpicaduras de líquidos corporales. Los suministros para el control de infecciones deben estar disponibles y al alcance de los pacientes en todas las áreas de atención donde podrían necesitarse. Deben seguirse procedimientos estándar de limpieza y desinfección para servicios ambientales con desinfectantes hospitalarios registrados en la EPA.

Es importante que cualquier exposición en el lugar de trabajo se informe a una clínica de salud ocupacional del establecimiento para que se haga la evaluación correspondiente del personal y se pueda enfrentar rápidamente cualquier riesgo de seguridad sistémico. La educación y capacitación continua de todo el personal de atención médica sobre las medidas de precaución estándar y el uso de EPP adecuado ayudan a garantizar la comprensión e implementación de las políticas y procedimientos de control de infecciones.

Cualquier obstáculo que surja en la implementación de rutina de medidas de precaución estándar y el uso de EPP adecuado se debe abordar inmediatamente cuando se detecte. Los directores del establecimiento, enfermería y obstetricia tienen un papel fundamental en la puesta en práctica de políticas de prevención de infecciones y la promoción del uso de rutina de medidas de precaución estándar y su cumplimiento.

Ahora es el turno del Dr. Jefferson Jones que hablará sobre la interpretación de las directrices para hacer pruebas pediátricas para la detección del virus del Zika y el registro de embarazos para el zika en los EE. UU.

El Dr. Jefferson M. Jones:
Este es el algoritmo para la evaluación y pruebas de bebés. Las directrices representadas por este algoritmo siguen estando vigentes. Sin embargo, es importante destacar algunas áreas afectadas por las directrices actualizadas para mujeres en edad reproductiva con una posible exposición al virus del Zika. Estas directrices actualizadas se aplican a bebés, particularmente de dos maneras importantes.

Aquí, en el texto marcado con un círculo, además de viajar a un área con transmisión activa del virus del Zika o residir en ella, las madres de bebés pueden estar expuestas al virus del Zika por haber mantenido relaciones sexuales sin condón, tal como se describió anteriormente. Además de la microcefalia y las calcificaciones intracraneales como se indica aquí, hay otras anormalidades consistentes con la enfermedad por el virus del Zika que incluyen anormalidades en el cerebro y los ojos.

Para terminar la presentación hablaremos sobre el nuevo registro de embarazos para el zika en los EE. UU. Tal como lo hablamos hoy, la infección por el virus del Zika durante el embarazo se ha vinculado a diversos resultados adversos. A pesar de estas observaciones, se sabe muy poco sobre los riesgos de la infección por el virus del Zika durante el embarazo. Los CDC han establecido el registro de embarazos para el zika en los EE. UU. para monitorear los embarazos y resultados en bebés y obtener más información sobre los tiempos, riesgos absolutos y espectro de resultados relacionados con la infección por el virus del Zika durante el embarazo y así ayudar a desarrollar directrices fundamentales para el accionar de la salud pública.

El registro es una iniciativa de vigilancia complementaria coordinada por los CDC y depende de las colaboraciones voluntarias de los médicos y los departamentos de salud locales, tribales, regionales y estatales.

El registro incluirá a mujeres embarazadas que presenten evidencia en laboratorio de una infección por el virus del Zika y bebés expuestos nacidos de estas mujeres. Si se identifica a algún bebé con infección por el virus del Zika congénita no reconocida, sus madres se incluirán en el registro retroactivamente. Vale la pena agregar que los criterios de inclusión en el registro de embarazos para el zika son más amplios que la definición de casos provisional del Council of States and Territorial Epidemiologist. El registro incluye a mujeres embarazadas con resultados positivos o no concluyentes en pruebas de detección del virus del Zika independientemente de que presenten síntomas o no. También incluye todos los niños nacidos de estas mujeres, no solo aquellos con una infección congénita identificada. Para brindar su apoyo al registro puede hacer correr la voz sobre su importancia y trabajar con su departamento de salud para reportar casos y recopilar información clínica y de seguimiento.

Si quisiera más información sobre el registro de embarazos para el zika en los EE. UU. puede llamar a su línea directa o escribir a zikapregnancy@cdc.gov. Todos los materiales descritos en esta presentación se pueden encontrar en el enlace que aparece en esta diapositiva. Todo este trabajo… todo esto es el trabajo de mucha gente. Muchas gracias a todos nuestros colaboradores y gracias a todos ustedes por escuchar hoy.

Will Koehne:       
Gracias a los presentadores por ofrecer a nuestro público de COCA una amplia información. Ahora abriremos las líneas para nuestra sesión de preguntas y respuestas. Las preguntas deben limitarse a temas relacionados con el virus del Zika. Quienes tengan preguntas para los medios de comunicación deben comunicarse con Relaciones con los medios de los CDC al 404-639-3286 o por correo electrónico a media@cdc.gov. Si es un paciente, consulte a su proveedor de atención médica para que aclare sus dudas. Al hacer una pregunta debe decir el nombre de su organización. Recuerde que también puede enviar sus preguntas a través del sistema de seminario virtual.

Coordinadora:    
Gracias. Ahora comenzaremos con la sesión de preguntas y respuestas. Si desean hacer alguna pregunta desde los teléfonos, deben presionar asterisco 1, asegurarse de que su teléfono no esté en silencio y grabar su nombre. Para retirar la solicitud pueden presionar asterisco 2. Reiteramos, para hacer una pregunta o comentario desde los teléfonos, presionar asterisco 1 ahora mismo. Quedamos en espera de sus preguntas o comentarios. Un momento.

Will Koehne:       
Gracias, Carolyn. Mientras esperamos, tenemos un par de preguntas en el sistema del seminario virtual. Una pertenece a Mary McIntyre. Nos pregunta qué pasa si una mujer embarazada tiene antecedentes de exposición y presentó síntomas consistentes con una exposición al virus del Zika, pero ya han pasado más de tres meses de haber regresado o de la aparición de los síntomas; ¿igualmente debe hacerse una prueba serológica? ¿Hasta cuánto tiempo se pueden hacer pruebas a mujeres embarazadas después de su regreso a los Estados Unidos?

Dra. Christina K. Olson:
Muy bien. Gracias. Habla Christine Olson. En este momento sabemos que las 12 semanas después de la exposición o infección es el mejor momento para intentar hacer una prueba de IgM en suero. Estamos analizando detenidamente otros resultados de laboratorio a medida que ingresa más información y, como mencionamos durante esta charla, estamos aprendiendo cosas nuevas sobre el virus del Zika prácticamente todos los días.

Si se tiene a una paciente en esa situación, el mejor consejo sería contactar al departamento de salud local en ese momento y consultarle al personal si se pueden hacer pruebas con ellos, ya que deberían estar al tanto de las directrices más recientes para las pruebas de laboratorio. Y sabemos que hay directrices actualizadas que se publican periódicamente y, por lo tanto, no queremos dar una respuesta que en algún punto pudiera resultar incorrecta a medida que tengamos más información. [Las mujeres que hayan sufrido una exposición y síntomas consistentes con la enfermedad por el virus del Zika durante el embarazo, deben hacerse una ecografía fetal para evaluar si existe alguna anomalía relacionada con la enfermedad por el virus del Zika. Se podrían hacer más ecografías fetales según el momento del embarazo en el que se presente la enfermedad, ya que es posible que las ecografías fetales no detecten anormalidades consistentes con la enfermedad por el virus del Zika hasta finales del segundo trimestre o principios del tercer trimestre de embarazo. Si se detectan anormalidades consistentes con la enfermedad por el virus del Zika en una ecografía fetal, se recomienda volver a hacer la prueba a la mujer embarazada para descartar una infección por el virus del Zika].

Will Koehne:       
Gracias. Operador, ¿ya hay alguna otra pregunta en la línea?

Coordinador:      
Sí. Tenemos algunas preguntas de los teléfonos. Nuestra primera pregunta o comentario es del Dr. Rossi Hassad. Por favor, indique el nombre su organización.

Dr. Rossi Hassad:
Hola. Soy Rossi Hassad, epidemiólogo de Mercy College Nueva York. Gracias por su presentación. Entiendo que dada la gravedad de las anormalidades fetales relacionadas, los CDC parecen hacer mayor hincapié en la concepción y el embarazo, y consecuentemente en la transmisión sexual de hombre a mujer. Sin embargo, casi toda la información que aprendemos sobre el zika es nueva. Por lo tanto, dado que es bastante o altamente plausible que pudiera haber una transmisión de mujer a hombre, ¿no sería prudente enviar un mensaje más fuerte en nuestra campaña de concientización y educación de salud que reconozca que toda persona infectada, hombre o mujer, es una posible fuente o, directamente, una fuente del virus y puede contagiarlo? Gracias.

Dr. John T. Brooks
Dr. Hassad, le habla John Brooks y muchísimas gracias por esa pregunta. Sí, es una muy buena pregunta. Usted sabe, somos una agencia que trabaja con la información y hacemos recomendaciones según la evidencia científica a medida que está disponible. Lamentablemente, en este momento, no tenemos ningún dato sobre si las secreciones vaginales o saliva pueden contener virus del Zika infeccioso.

Reconozco la plausibilidad biológica. Y por eso en algún punto también lo hemos considerado. Tal como -y volveré a esto en un momento- tal como indicó, no obstante, estamos más preocupados por el embarazo.

Las consecuencias para adultos que no sean mujeres embarazadas no son menores, particularmente si uno desarrolla el síndrome de Guillain-Barré, por ejemplo, que sin duda resulta ser algo relacionado o una de las complicaciones. Por eso nuestra preocupación es por las mujeres adultas no embarazas. Algunas recomendaciones para prevenir enfermedades transmitidas por vía sexual se aplican en este caso al Zika, como también aquellas para prevenir otras enfermedades de transmisión sexual.

El problema se presenta cuando una pareja no tiene ninguna preocupación acerca de las enfermedades de transmisión sexual. Es probable que esa pareja haya empleado otros métodos para evitar el contagio. Pero en el presente no tenemos pruebas de que la exposición oral o peniana a los fluidos vaginales o la exposición a la saliva puede transmitir el virus.

Dicho esto, nosotros recibiríamos con gusto cualquier dato o informe de caso que las personas puedan recopilar o enviarnos si llegaran a encontrar un caso potencial como este. Creo que estamos realizando estudios donde se toman muestras de especímenes, para poder comprender mejor qué es lo que hay en estos fluidos.

Dr. Rossi Hassad:     
Gracias.

Coordinadora:    
Gracias. La siguiente pregunta o comentario es de Bill Pierce. Por favor, nombre su organización.

Bill Pierce:           
Hola. Mi nombre es Bill Pierce. Soy de Lourdes Health System de Nueva Jersey. Mi pregunta tiene que ver con los pacientes que se harán la prueba y con aquellos que se están examinando de manera activa. Creo que son dos preguntas. La primera: el Departamento de Salud del Estado, ¿toma decisiones de manera independiente para decidir quiénes se realizan o no la prueba o reciben información de los CDC para que todos estemos al tanto independientemente del estado?

La segunda: ¿es prudente evaluar a cada paciente que viene para saber si ha estado en un área de brote de zika o es mejor concentrarnos en las embarazadas?

Dra. Christina K. Olson:
Ok. Gracias.

Dr. John T. Brooks
Yo puedo responder.

Dra. Christina K. Olson:
Gracias por su pregunta. El Dr. Brooks llegará hasta aquí en breve. En cuanto a la primera pregunta sobre el Departamento de Salud del Estado, nosotros trabajamos muy de cerca en las directrices con los departamentos de salud a nivel local, territorial y tribal. También nos envían información muy útil para dar forma a esas directrices.

Por eso nos consideramos, básicamente, una red y trabajamos en equipo. Ellos toman decisiones a nivel local y estatal que impactan directamente en su población y en la aplicación de esas directrices. Pero tenemos una relación sólida y cooperativa con ellos. Disculpe, creo que la segunda pregunta era acerca de la evaluación de cada paciente… además…
Dr. John T Brooks:
Mmm

Dra. Christine K. Olson:
…quisiera decir…

Dr. John T Brooks:  
Claro. Entonces, ¿por qué no estamos recomendando a las personas que regresan o que no hayan reportado haber estado en una zona de transmisión activa de zika que se realicen la evaluación para conocer la presencia del virus? Existen algunos motivos.

El primero es que la prueba es bastante nueva y está en su etapa de desarrollo. Además, en este momento no tenemos buenas pruebas de confirmación para una persona que tenga una prueba de IgM con resultado positivo. Por ejemplo, si piensa en el modelo de prueba de VIH, donde recomendamos usar una prueba muy intuitiva para identificar a las posibles personas infectadas para hacer posteriormente una prueba más específica para identificar a aquellos que están infectados, en este momento no tenemos ese privilegio.

Queremos enfocarnos en la probabilidad que arroja la prueba previa. Queremos hacer la prueba en pacientes donde el resultado arroje información clínica relevante y donde el paciente se encuentre dentro del grupo de personas que haya tenido contacto real con el virus. Lo que puedo anticipar es que el campo de las pruebas para el zika seguirá desarrollándose en la medida en que continúe el brote. Pero en este momento queremos concentrarnos en los pacientes que hayan obtenido resultados en las pruebas previas con un alto grado de probabilidad de contagio y que cumplan con los requisitos clínicos.

Bill Pierce:           
Quizás mi pregunta no fue del todo clara.

Dr. John T Brooks:  
Claro.

Bill Pierce:           
No me refería a las pruebas en pacientes sino a las evaluaciones. Trabajé en un hospital. Por lo tanto…

Dr. John T Brooks:  
Claro.

Bill Pierce:           
…creo que debería evaluarse el 100% de los pacientes que tienen un riesgo potencial de exposición al zika…

Dr. John T Brooks:  
No, no, no.

Bill Pierce:           
¿…o solo debemos concentrarnos en las mujeres embarazadas?

Dr. John T Brooks:  
Claro. Se debe realizar la prueba del zika en función del antecedente de exposición o la presentación clínica. No se diseñó para ser un examen médico. Entonces, se debería hacer la prueba a pacientes que tengan antecedentes de viaje donde la enfermedad esté presente; también a hombres y mujeres no embarazadas que estén enfermos, a aquellas personas que tengan los síntomas correspondientes y a mujeres embarazadas; en ese caso varía un poco dependiendo de si estuvo o no en la jurisdicción afectada o si ha estado expuesta a un hombre que viajó a un área con presencia de síntomas de la enfermedad o vive en ella. De modo que no está pensada como un examen médico.

Bill Pierce:           
Entiendo. No obstante, ¿nosotros y el hospital debemos examinar al 100% de los pacientes que acuden al médico?

Dra. Christina K. Olson:
A ver si lo comprendo, usted pregunta si debemos tener un registro de antecedentes de viajes y determinar exposiciones potenciales. ¿Correcto?

Bill Pierce:           
Exacto, específicamente para el zika.

Dr. John T. Brooks
Creo que el enfoque es razonable si lo combinamos con la recopilación de los antecedentes de viajes de los pacientes. Pero eso debería individualizarse según la capacidad de almacenamiento del laboratorio de su institución o según el departamento de salud estatal y lo que es razonable para el entorno en el que trabaja.

Creo que se remarcó que hemos tenido la misma experiencia. Nos sucedió lo mismo con el virus del Ébola; en ese momento surgieron las mismas preguntas. Es decir, ¿debíamos hacer pruebas de rutina en los pacientes por el virus del Ébola? No, en ese momento no lo recomendamos. Lo que sí recomendamos es que se tenga un buen registro de viajes de los pacientes y que esto sea un punto de partida para analizar el algoritmo para poder determinar si a esa persona se le debería indicar la prueba.

Bill Pierce:           
Gracias.

Dr. John T Brooks:  
Claro.

Coordinadora:    
Gracias. La siguiente pregunta o comentario es de Aaron Glatt. Por favor, nombre su organización.

Aaron Glen:        
Hola. Mi nombre es Aaron Glatt. Trabajo en South Nassau Community Hospital. Mi pregunta es sobre las pacientes embarazadas y sus parejas, que por algún motivo, religioso o de otra naturaleza, no pueden usar condón durante el embarazo. Y que la recomendación es abstenerse de tener relaciones o no usar condón durante este período. Es decir, eso no es posible.

¿Tiene sentido recomendar la prueba de IgM al cónyuge que estuvo en un área afectada y, de ser negativa, reafirmarle que la posibilidad de contraer el zika es muy baja en esa situación de transmisión, del cónyuge a la mujer infectada o embarazada?

Dr. John T Brooks:  
Claro. Gracias. John Brooks les habla otra vez. Es una buena pregunta. Desafortunadamente, no. No podemos recomendar la prueba de IgM para determinar si el cónyuge masculino, en esta circunstancia, pudo haber tenido el virus del Zika. Cada prueba tiene un índice falso positivo y sería falso reafirmarla dado el caso de que el hombre haya tenido el virus del Zika y que obtuviera un resultado falso. Y en este momento no existe una prueba de confirmación que nos permita continuar y determinar a partir de ese resultado si fue falso positivo, falso negativo o verdadero positivo o verdadero negativo.

Aaron Glatt:       
¿Existe algún caso en que se le haya hecho una prueba de IgM a una persona y haya obtenido resultado negativo, y que, de hecho, tenía el virus o que se lo haya transmitido a su pareja sexual?

Dr. John T. Brooks
Sí. No conozco ningún caso de contagio por transmisión sexual, pero teóricamente es posible que en la primera etapa de la infección haya un paciente que tenga el virus pero que aún no se haya instalado la respuesta de IgM adecuada para que pueda detectarse. Es lo que se denomina «período de ventana».

Aaron Glatt:       
Entiendo.

Dr. John T. Brooks
Es muy probable que si un hombre se contagió de Zika, el virus persista en su semen, incluso después de que el IgM no esté más en el suero. Esto se está investigando mucho para poder caracterizar mejor cuáles son los patrones de tiempo de la respuesta de IgM en la incidencia y persistencia del semen.

Aaron Glatt:       
No quiero resultar persistente, pero con frecuencia me hacen esta pregunta en casos donde la pareja no usará condón o muy probablemente no se abstendrá de tener relaciones durante el embarazo. ¿Por qué no usar una prueba de IgM para reafirmar; aunque no sea perfecta, sería mejor que nada? Asumiendo que la prueba se realizó tres semanas después de los síntomas y luego seis semanas después —o sea, tres semanas después de la exposición y seis semanas después de la exposición— me parece que, a nivel estadístico, eso sería una buena solución para reafirmar, aunque no la ideal para su preocupación y ansiedad.

Dr. John T. Brooks
Sí. Valoro mucho su inquietud. Es una situación muy difícil y delicada. Desafortunadamente, no contamos con la información suficiente para saber, con base en estadísticas, qué probabilidad existe de que una prueba de IgM negativa en un hombre que haya viajado a un área afectada nos aporte información. Lo más importante que hay que recordar es que la prueba de IgM en suero no nos brinda información sobre el semen. A partir de dos informes de casos, sabemos que los hombres tenían el virus del Zika en el semen, del que se pudieron hacer cultivos, después de que el virus del Zika había desaparecido de la sangre en términos de RCP.

Desafortunadamente, esos informes son viejos. No tenemos el resultado del anticuerpo que acompaña la prueba, pero se podría arribar a una situación de una prueba de anticuerpos con falso negativo y que el hombre tenga el virus en el semen.

En circunstancias como las que describe, si una pareja no desea o no puede usar condones, o no puede abstenerse de tener relaciones durante el período de embarazo, asegúrese de que el servicio de atención médica, es decir, el servicio de obstetricia/ginecología, tenga la información suficiente como para trabajar y hacer un seguimiento de dicho embarazo con ultrasonido para garantizar que no se presenten otros problemas.

Aaron Glatt:       
Gracias.

Will Koehne:       
Continuaremos con una pregunta rápida del seminario virtual. Aquí tenemos la pregunta de Lisa Samens. Después de la infección confirmada en el laboratorio, ¿qué se conoce acerca de la posterior inmunidad a exposiciones repetidas al virus del Zika?

Dr. John T. Brooks
Por lo que sabemos hasta ahora, después de la infección hay una inmunidad de por vida. No existen pruebas de que las personas a las que se les diagnosticó la infección del Zika hayan tenido infecciones recurrentes.

Will Koehne:       
Gracias. Operador, ¿alguna otra pregunta en la línea telefónica?

Coordinadora:    
Sí, tenemos un par de preguntas más. La siguiente pregunta o comentario es de Stephanie Hillshire. Por favor, nombre su organización.

Stephanie Hillshire:  
Buenas tardes. Soy del Centro de Ciencias de la Salud de Texas Tech University de Lubbock, Texas. Soy enfermera y jefa del sector de análisis clínicos de nuestros registros de salud electrónicos (EHR) en Texas. Según las últimas noticias que se conocieron esta mañana a nivel internacional y, específicamente, en los Estados Unidos, como en el Washington Post, ¿cuál es la postura de los CDC —quizás esto esté relacionado con las dos preguntas anteriores— en cuanto a los que sostienen fuera de Brasil y en los departamentos de neurología que la encefalomielitis puede estar vinculada con esto en los adultos? ¿Podemos esperar que se incorporen adultos en la evaluación y que suceda algo similar a lo que se mencionó en las dos preguntas anteriores? Gracias.

Dr. John T. Brooks
Nuevamente, es una pregunta excelente y estamos alertas a la posibilidad de las complicaciones causadas por el virus que pueden surgir, además de las consecuencias durante el embarazo. Creo que las respuestas que hemos dado han quedado muy claras. Y como todos ustedes saben, aprendemos más todos los días sobre lo que está sucediendo. No debería sorprendernos aprender cosas que no sabemos todavía y que pasan a primer plano en términos de complicaciones en adultos, como la meningoencefalitis o el síndrome de Guillain-Barré.

No obstante, creo que el riesgo es muy bajo en la actualidad, pero se está investigando y controlando. Por lo tanto, no creo que esto sea un indicio para examinar a todos los adultos, pero aclararé lo que dije anteriormente: en esas circunstancias, la prueba debería realizarse en función del registro de viajes y de la enfermedad clínica. Creo que si se les presenta un caso de micro —disculpe, de meningoencefalitis— o cualquier otro tipo de enfermedad desmielinizante del sistema nervioso central que un paciente no pueda comunicar o por el que se preocupen a la hora de descartar qué es lo que sucede, o existe la posibilidad de que haya una propagación endémica en Texas, es probable que lo más seguro e inteligente que deben hacer frente a una enfermedad infecciosa es hacerle pruebas al paciente.

Stephanie Hillshire:  
Gracias. Y supongo que al igual que el MMWR, hay que estar atentos si los algoritmos cambiaran en esa dirección.

Dr. John T Brooks:  
En absoluto. Trabajamos muy rápido en cuanto vemos que se presentan cambios o surgen este tipo de cosas. Puedo garantizar que si esto sucediera o surgiera, nuestra agencia lo comunicaría de inmediato.

Stephanie Hillshire:  
Gracias. Gracias.

Dr. John T. Brooks
A usted.

Coordinadora:    
La siguiente pregunta o comentario es de Jeffrey Silvers. Por favor, indique el nombre su organización.

Jeffrey Silvers:    
Hola, sí. Mi nombre es Jeffrey Silvers. Soy el director médico de calidad para el control de infecciones en Sutter Health al Norte de California. Y mi pregunta es similar a la anterior.

Con la aparición de enfermedades infecciosas en febrero del año pasado, un informe de Musso mencionaba el brote en Tahití y la Polinesia Francesa, donde tuvieron el caso de un hombre que desarrolló el zika sintomático durante tres o cuatro días. Y ocho semanas después desarrolló otra enfermedad clásica, y luego de dos semanas, contrajo hematospermia. ¿No es el primer caso o conocen otros casos que sugieran que existe la posibilidad de contraer la enfermedad por segunda vez o se trata simplemente de una forma recurrente de la enfermedad?

Dr. John T. Brooks
Buena pregunta. Fue un artículo duro, ¿no es cierto? Básicamente, porque los que lo comunicaron por teléfono sabían que la situación se trataba de un hombre que había desarrollado una enfermedad clínica similar al zika. Dos —ocho— semanas después tuvo otra enfermedad similar al zika, pero no tenemos pruebas del primer evento, ni del segundo, para saber cuál de los dos fue una enfermedad parecida a la del Zika. No lo sabemos, parece que fue un caso donde una persona tuvo un recrudecimiento. Fue como si el zika hubiera desaparecido y vuelto a surgir. Por lo que sabemos, pudo haber sucedido que era un organismo hospedador inmunocompetente, o que tenía la infección y la contrajo por segunda vez. En ese caso, las muestras de semen que se recolectaron habrían dado como resultado dos enfermedades, ya sea a los 14 días o, como máximo, alrededor de los 70 días desde el momento en que apareció la enfermedad inicial.

El hombre estaba muy enfermo. También tenía hematospermia o sangre en su semen, que se había reportado solo en otro caso. De alguna manera, fue un caso excepcional. Este es uno de los motivos por los que trabajamos mucho para concientizar a los hombres que regresan a los Estados Unidos, a los hombres que regresan a los Estados Unidos y se les diagnosticó zika, para que se acerquen a través del departamento de salud estatal en un protocolo que tenemos para hacer pruebas de semen, y estamos realizando estudios en semen en el exterior también para estar más al tanto de lo que está sucediendo.

Jeffrey Silvers:    
Entonces, por lo que dice, no está convencido de que exista la posibilidad de que sea recurrente o que pueda volver a haber una infección. ¿Y cuando se refiere a que no hay evidencia, probablemente este sea el único caso que se haya reportado?

Dr. John T. Brooks
Bien, la dificultad en esto es que hubo otras infecciones al mismo tiempo. Pudo haber estado expuesto al chikunguña. Pudo haber estado expuesto al dengue; clínicamente; los dos posiblemente pudieron haber imitado al virus del Zika. Hay muchas superposiciones entre la sintomatología de estas enfermedades, de modo que pudo haber sido muy difícil distinguir clínicamente si se trató del zika en las dos ocasiones.

Jeffrey Silvers:    
Entiendo.

Dr. John T. Brooks
Desde luego hay informes de casos de gente infectada con los dos virus, si bien no de manera simultánea, pero en un corto período consecutivo.

Jeffrey Silvers:
Muchísimas gracias.

Dr. John T. Brooks
A usted.

Will Koehne:       
Operadora, creo que tenemos tiempo para una pregunta más. ¿Hay alguien…?

Coordinador:
Ok. Gracias…

Will Koehne:    
¿…más en línea?

Coordinador:      
Sí. Jody Minnick hará la última pregunta. Por favor, indique el nombre su organización.

Jody Minnick:     
Soy del Departamento de Salud del Condado de Montgomery. Cuando hay resultados que muestran un alto porcentaje de antecedentes del zika, ¿cuáles son las consecuencias y cómo asesoramos a los proveedores sobre cómo manejar esa información?

Dr. John T. Brooks
Para ser sincero, no sé qué formato de informe reciben del estado o si hay otra manera de hacer la prueba. Pero le recomiendo que, antes que nada, se comunique con el estado para hacerle esa pregunta. ¿Es el Condado de Montgomery, Maryland?

Jody Minnick:     
Sí.

Dr. John T. Brooks
Gracias por cuidar a mi equipo. Como sabe, también hay muchos miembros del NIH. Aquí tenemos a un miembro del laboratorio estatal y a David Blythe, epidemiólogo del Estado. Son excelentes personas y estoy seguro de que responderán su pregunta.

No he escuchado el término utilizado pero antes hubo muchos antecedentes del zika. Les derivaré la pregunta para que puedan resolverla. Y si sigue teniendo inquietudes, siempre puede llamarnos aquí a los CDC. ¿Tiene el número a mano para que pueda llamarnos si tiene preguntas clínicas o relacionadas con la interpretación de resultados de laboratorio? El número es el 770-488-7100 con el código de área. Esa es nuestra línea para consultas clínicas.

Jody Minnick:     
Gracias.

Dr. John T. Brooks
Déjeme hacerle una aclaración, cuando llame a este número tiene que decir que desea hablar con alguien acerca de un tema clínico o un resultado de laboratorio. Gracias.

Will Koehne:       
Gracias. En nombre de COCA, quiero agradecerles a todos por acompañarnos y, especialmente, a los doctores Olson, Brooks y Jones. Los invitamos a comunicarse con nuestros disertantes después del seminario virtual. Si tienen más preguntas para ellos, envíen un correo electrónico a coca@cdc.gov. Escriban en el asunto «llamada de la COCA del 12 de abril» y nos ocuparemos de que las preguntas se reenvíen a sus disertantes. Repito la dirección de correo electrónico: coca@cdc.gov.

En los próximos días, la grabación y transcripción de esta llamada se publicarán en el sitio web de la COCA en emergency.cdc.gov/coca. Hay educación continua gratis por esta llamada. Los participantes de la teleconferencia de COCA del día de hoy que deseen recibir educación continua deben completar una evaluación en línea antes del 12 de marzo de 2016 con el código WC2286. Los que completen la evaluación en línea entre el 13 de marzo de 2016 y el 12 de abril de 2017 deben usar el código WD2286. Toda la información acerca del crédito para educación continua y los horarios de las teleconferencias de COCA están disponibles en el sistema TCE (capacitación y educación continua) en línea de CDC en esta dirección: www.cdc.gov/tceonline.

Para recibir información acerca de las próximas teleconferencias, suscríbanse a COCA al enviar un correo electrónico a coca@cdc.gov; en el asunto del correo deben escribir «Suscripción». Pueden comunicarse con la COCA a través de Facebook. Ponga «me gusta» en la página Facebook.com/cdcclinicianoutreachandcommunicationactivity para estar al tanto de las últimas noticias de la COCA. Gracias nuevamente por participar en el seminario virtual de la COCA de hoy. Que tengan un excelente día.

Coordinador:      
Con esto damos por terminada la teleconferencia del día de hoy. Gracias por participar. Pueden desconectarse ahora.

TOP