Skip directly to search Skip directly to A to Z list Skip directly to navigation Skip directly to page options Skip directly to site content

Actualización sobre Directrices y recomendaciones clínicas provisionales sobre el virus del Zika

This information is for historic and reference purposes only.  Content has not been updated since the last reviewed date at the bottom of this page.

Moderadora:Ashley Ghaffarzadeh

Presentadoras:Katherine Fleming-Dutra, MD; Emily Petersen, MD; Alexa Oster, MD

Fecha/Hora:el 25 de febrero de 2016 — 2:00 pm ET

Coordinadora:
Gracias por su atención. En este momento los participantes se encuentran en el modo escucha solamente. Después de la presentación, realizaremos una sesión de preguntas y respuestas. Si desea hacer alguna pregunta, debe presionar asterisco 1 y grabar su nombre. La conferencia de hoy se está grabando. Si tiene alguna objeción puede desconectarse en este momento. Quisiera presentar a nuestra anfitriona de la conferencia de hoy, Ashley Ghaffarzadeh. Comencemos.

Ashley Ghaffarzadeh:
Gracias Kathy. Buenas tardes, mi nombre es Ashley Ghaffarzadeh. Y represento la Actividad de comunicación y alcance clínico (COCA) de la División de Comunicación de Riesgos de Emergencia en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Me complace darles a todos la bienvenida a la llamada de la COCA de hoy: Actualización sobre Directrices y recomendaciones clínicas provisionales sobre el virus del Zika.

Puede participar de la presentación de hoy mediante audio únicamente a través del seminario virtual o puede descargar las diapositivas si no tiene acceso al seminario virtual. Las diapositivas de PowerPoint y el enlace al seminario virtual se encuentran en la página web de la COCA en emergency.cdc.gov/coca. Haga clic en llamada de la COCA del 25 de febrero. El grupo de diapositivas se encuentra dentro de Materiales de la teleconferencia.

No se ofrece educación continua para esta llamada. CDC, nuestros planificadores, presentadores y sus cónyuges/parejas desean divulgar que no tienen intereses financieros u otro tipo de relación con los fabricantes de productos comerciales, proveedores de servicios comerciales o colaboradores comerciales. Los planificadores revisaron el contenido para asegurarse de que no hay sesgo. Las presentaciones no incluirán ningún debate del uso sin etiquetas de un producto o de un producto bajo investigación.

Al final de la sesión de capacitación, tendrán la oportunidad de hacer preguntas a los presentadores. Si disca asterisco 1 en el teléfono, se pondrá en la fila para preguntas. Puede enviar las preguntas a través del sistema de seminario virtual en cualquier momento durante la presentación si selecciona la pestaña Preguntas y respuestas en la parte superior de la pantalla del seminario virtual y escribe su pregunta.

Las preguntas son solo para los médicos que deseen información relacionada con la enfermedad del virus del Zika. Los medios de comunicación deben comunicarse con Relaciones con los medios de los CDC al 404-639-3286 o enviar un correo electrónico a media@cdc.gov. Si usted es un paciente, haga sus preguntas a su proveedor de servicios de salud.

Nuestra primera presentadora es la Dra. Emily Petersen. La Dra. Petersen es Funcionaria Médica de la División de Salud Reproductiva de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). La Dra. Petersen es obstetra/ginecóloga y se ha dedicado a la mortalidad materna durante su carrera en los CDC.

Nuestra segunda presentadora es la Dra. Katherine Fleming Dutra, epidemióloga, médica del Centro Nacional para Enfermedades Infecciosas Emergentes y Zoonóticas en los CDC. La Dra. Fleming-Dutra es pediatra y médico de medicina de emergencia pediátrica y se ha centrado en la epidemiología de las enfermedades infecciosas durante su carrera en los CDC.

Nuestra tercera presentadora, la Dra. Alexa Oster, quien es epidemióloga, médica en la División de Prevención de VIH/SIDA de los CDC. La Dra. Oster es internista y se ha dedicado al VIH durante su carrera en los CDC. Ahora, demos la bienvenida a la Dra. Emily Petersen.

Dra. Emily Petersen
Gracias. Buenas tardes. Gracias por darme la oportunidad de hablar con ustedes hoy. Me gustaría compartir algunos antecedentes sobre lo que sabemos acerca del virus del Zika y luego describir las directrices provisionales actualizadas de los CDC para los proveedores de servicios de salud.

La enfermedad del virus del Zika se propaga entre las personas principalmente a través de la picadura de un mosquito infectado de la especie Aedes. Estos mosquitos pican en forma agresiva durante el día pero también lo hacen durante la noche. Los síntomas del virus del Zika son leves y su duración puede ser de varios días a una semana.

Otras formas documentadas de transmisión del virus del Zika incluyen la transmisión intrauterina y perinatal, la transmisión sexual y las exposiciones de laboratorio. Además, ha habido informes de transmisión del virus del Zika a través de transfusiones de sangre en Brasil. La presencia del virus del Zika en la leche materna y la transmisión sexual del virus del Zika se discutirán durante la presentación.

 La mayoría de los pacientes que padece la infección por el virus del Zika son asintomáticos. Cuando los síntomas están presentes, los signos y síntomas más comunes de la enfermedad por virus del Zika incluyen fiebre, sarpullido, dolor en las articulaciones y conjuntivitis. Otros síntomas incluyen dolor muscular y dolor de cabeza.

Actualmente, hay 29 países o territorios que han reportado transmisión del virus del Zika. Están disponibles en línea actualizaciones sobres las áreas con transmisión activa del virus del Zika. No se reportó transmisión local por vectores del virus del Zika en la región continental de los Estados Unidos, pero sí se reportaron casos de transmisión local en territorios de los EE. UU.

Con el brote actual en el continente americano, es probable que aumente la cantidad de casos de infección por el virus del Zika en viajeros estadounidenses. Los casos importados pueden implicar la introducción del virus en la región continental de Estados Unidos, y puede producirse entonces la transmisión local por vectores en algunas áreas de los EE. UU.

La información disponible sobre el virus del Zika durante el embarazo es limitada. La información existente no muestra evidencia de mayor susceptibilidad al virus del Zika en mujeres embarazadas. La infección por el virus del Zika se puede contraer en cualquier trimestre, pero la incidencia de la infección por el virus del Zika y las mujeres embarazadas no se conoce. No hay evidencia de que las mujeres embarazadas se enfermen más gravemente que el resto de las personas.

Entre octubre de 2015 y enero de 2016 se identificaron más de 5200 casos de bebés nacidos con microcefalia presunta en Brasil. Estos casos se vincularon de manera temporal con el brote del virus del Zika, aunque hay 3900 que siguen bajo estudio. En la Polinesia Francesa, un estudio retrospectivo detectó 17 casos de malformaciones neurológicas en fetos y recién nacidos relacionados en términos temporales a un brote del virus del Zika de 2013 y 2014. Las investigaciones siguen.

Hay pruebas de laboratorio de una pequeña cantidad de casos en Brasil que sugieren que existe una relación entre el zika durante el embarazo y la microcefalia. El patrón de la microcefalia es consistente con la secuencia de alteración del cerebro fetal con base en fotos y tomografías de una cantidad pequeña de bebés afectados en Brasil y hallazgos de investigaciones retrospectivas del brote de zika en la Polinesia Francesa. El patrón que se observó en bebés con otras infecciones intrauterinas como – también se observó en otras infecciones uterinas como citomegalovirus.

Los CDC continúan evaluando toda la evidencia disponible para determinar si existe relación causal entre los casos reportados de microcefalia y la infección por el virus del Zika durante el embarazo. También estamos trabajando para intentar comprender todo el espectro de fenotipos que podrían estar vinculados a la infección por el virus del Zika. Estamos trabajando mucho para comprender los factores que podrían incidir en el riesgo de defectos congénitos. Por ejemplo, la forma en que el momento de la infección y el embarazo o la gravedad de la enfermedad pueden aumentar o reducir el riesgo de microcefalia y otros resultados adversos en el embarazo. Además de lo que ya sabemos, también hay informes recientes sobre la relación entre el virus del Zika y el embarazo que generan evidencia para relacionar la infección por el virus del Zika y la microcefalia u otros resultados adversos. Ahora repasaré estos informes.

Calvet et al informaron hace poco dos casos en Brasil. El primero es una mujer embarazada con sarpullido, fiebre y mialgia en la semana 18 de gestación. En ese momento no le hicieron el análisis de detección del virus del Zika. La ecografía de las 16 semanas había sido normal, pero la de la semana 21 arrojó un diagnóstico de microcefalia fetal con ventriculomegalia moderada y agenesia parcial del vermis cerebeloso. Una ecografía en la semana 22 permitió confirmar una microcefalia con dilatación ventricular, asimetría de los hemisferios, cerebelo hipoplásico y ausencia de vermis cerebeloso. A las 40 semanas se detectaron microcefalia y calcificaciones en la ecografía previa al parto. A las 28 semanas se realizó una amniocentesis y el líquido amniótico resultó positivo en el análisis de detección de ARN del virus del Zika. Los resultados de serología y análisis de orina de la RCP-TI fueron negativos para el virus del Zika. El bebé nació a las 40 semanas de gestación con una medida de la circunferencia de la cabeza por debajo del 1. º percentil.

El segundo caso es una mujer embarazada residente de Brasil que desarrolló síntomas de enfermedad por el virus del Zika en la semana diez de gestación. En la ecografía de la semana 22 se detectó una hipoplasia leve del vermis cerebeloso y la circunferencia de la cabeza en ese momento estaba por debajo del percentil 10. En una ecografía en la semana 25 se detectó microcefalia fetal e hipoplasia grave del vermis cerebeloso con agrandamiento de la fosa posterior. De detectó la presencia de ARN del virus del Zika en el líquido amniótico, pero la serología y el análisis de orina dieron negativo. El bebé nació con ventriculomegalia grave, microftalmia, cataratas y artrogriposis grave.

Mlakar y sus colegas reportaron hace poco el caso de una mujer embarazada que vivió en Brasil hasta la semana 29 de gestación. Desarrolló síntomas de infección por el virus del Zika en la semana 13. Los informes de las ecografías de las 14 y 20 semanas indicaron un crecimiento y anatomía fetales normales. No obstante, en la ecografía de la semana 29 había evidencia de anomalía fetal. La ecografía de la semana 32 mostró una restricción en el crecimiento intrauterino, microcefalia y otras anomalías en el cerebro.
Después de realizar un aborto en la semana 32, la autopsia fetal mostró que el peso del cerebro tenía cuatro desviaciones estándar por debajo de lo normal. Se detectó ARN del virus del Zika en el tejido del cerebro fetal. Al momento del examen, hubo agiria casi completa e hidrocefalia interna de los ventrículos laterales.

En un artículo reciente, Martines y sus colegas reportaron los casos de dos mujeres embarazadas en Brasil que presentaron signos clínicos de la enfermedad por el virus del Zika durante el primer trimestre. Sus bebés nacieron con microcefalia en las semanas 36 y 38 y ambos murieron a las 20 horas de haber nacido. Los CDC recibieron muestras de tejido en diciembre de 2015 e hicieron pruebas de laboratorio y un examen histopatológico. Se detectó ARN del virus del Zika solo en los tejidos cerebrales de ambos bebés y había cambios histopatológicos importantes en el cerebro, incluidas calcificación y necrosis en el parénquima.

Martines et al también reportaron los casos de dos mujeres embarazadas de Brasil con signos clínicos de enfermedad por el virus del Zika durante el primer trimestre que tuvieron abortos espontáneos en las semanas 11 y 13. Se detectó ARN del virus del Zika en los fetos en ambos casos. Se detectó el antígeno viral del Zika a través del procedimiento de coloración inmunohistoquímica en una muestra de villus coriónico, además de cambios histopatológicos consistentes con calcificación y fibrosis. Estos casos y sus presentaciones clínicas, sonográficas, hallazgos de laboratorio y anatomía patológica permiten inferir la relación entre el virus del Zika y resultados adversos en el embarazo. Hay más estudios en curso.

Ahora quisiera cambiar de tema y hablar de las directrices provisionales de los CDC para proveedores de servicios de salud que tratan a mujeres embarazadas y a mujeres en edad reproductiva con posible exposición al virus del Zika. Hasta que haya más información disponible, los CDC recomiendan que las mujeres embarazadas analicen la posibilidad de posponer sus viajes a regiones donde hay transmisión del virus del Zika.

Las mujeres embarazadas que piensen viajar a una de estas regiones deben hablar con sus proveedores de servicios de salud y seguir estrictamente las medidas para evitar las picaduras de mosquitos durante el viaje. Los CDC recomiendan las siguientes medidas para evitar las picaduras de mosquitos: Usar repelentes de insectos registrados por la EPA. Estos repelentes, incluidos los DEET y la permetrina, son seguros y efectivos para las mujeres embarazadas si se usan de acuerdo con las instrucciones del envase. Las mujeres embarazadas deben usar camisas de mangas largas y pantalones para cubrirse la piel expuesta, y usar ropa tratada con permetrina. Además, deben permanecer y dormir en habitaciones con mosquiteros o con aire acondicionado, cuando es posible. Se deben poner en práctica las medidas de prevención de picaduras de mosquitos tanto en interiores como al aire libre, durante todo el día.

Los proveedores de servicios de salud deben preguntar a todas las mujeres embarazadas acerca de sus viajes. Si una mujer embarazada viajó a una región con zika durante el embarazo, su proveedor de servicios de salud debe evaluarla para detectar síntomas de infección por el virus del Zika, como fiebre, sarpullido, artralgia o conjuntivitis, y hacerle análisis de detección de infección por el virus del Zika según el algoritmo de pruebas. Las mujeres embarazadas con parejas masculinas que tengan la infección por el virus del Zika o que puedan haber estado expuestos deben usar preservativos o abstenerse de tener relaciones sexuales durante todo el embarazo.

El 5 de febrero, los CDC actualizaron sus directrices provisionales para proveedores de servicios de salud de los EE. UU. que tratan a mujeres embarazadas durante el brote de virus del Zika. Las directrices actualizadas incluyen una nueva recomendación para que se ofrezcan pruebas serológicas a mujeres embarazadas asintomáticas con un historial de viajes a áreas con transmisión actual del virus del Zika. Además ofrecen actualizaciones sobre exámenes médicos, análisis y atención de mujeres embarazadas y recomendaciones para asesorar a las mujeres en edad de concebir que residen en áreas con transmisión actual del virus de Zika.

Los CDC recomiendan las siguientes pruebas diagnósticas de virus del Zika para personas sintomáticas. La prueba de reacción en cadena de la polimerasa de transcriptasa inversa (RCP-TI) permite detectar ARN viral en serología y se debe recolectar siete días después de la aparición de la enfermedad. Las muestras para pruebas serológicas para detectar inmunoglobulina M o IgM del virus del Zika se pueden recolectar cuatro o más días después de la aparición de la enfermedad. Las pruebas de IgM pueden verse complicadas por una reactividad cruzada con los flavivirus relacionados, como el dengue y la fiebre amarilla. Además, un resultado positivo de IGM puede ser difícil de interpretar.

Se pueden usar pruebas de neutralización por reducción de placas (PRNT, por sus siglas en inglés) para medir los anticuerpos neutralizantes específicos del virus del Zika y otros flavivirus. Luego se pueden comparar los niveles de anticuerpos neutralizantes entre los flavivirus, aunque los resultados pueden ser difíciles de interpretar en personas con infecciones anteriores o que fueron vacunadas. Los proveedores de servicios de salud deben trabajar junto a los departamentos de salud estatales, locales o territoriales para facilitar la interpretación de las pruebas.

Se pueden ofrecer pruebas serológicas para la detección del virus del Zika a mujeres embarazadas asintomáticas que pudieron haber estado expuestas al virus, incluidas las que viajaron a áreas con transmisión actual del virus del Zika o viven en una de ellas. Un resultado de IgM negativo podría sugerir que no ocurrió una infección reciente y podría descartar la necesidad de hacer ecografías en serie. No obstante, un resultado serológico negativo no permite descartar definitivamente la infección por el virus del Zika, ya que la información sobre el rendimiento de las pruebas serológicas en personas asintomáticas es limitada.

Ahora repasaré los algoritmos de pruebas de detección del virus del Zika. Primero, para mujeres embarazadas con historial de viajes a áreas con transmisión de zika y, segundo, para las mujeres que viven en estas áreas. El siguiente es el algoritmo de pruebas actualizado para viajeras embarazadas. Ahora lo repasaré en más detalle.

Las mujeres embarazadas sintomáticas con un historial de viaje a áreas con zika son mujeres que sufrieron uno o más de los siguientes signos o síntomas en el transcurso de las dos semanas después de haber viajado: aparición repentina de fiebre, erupción maculopapular, artralgia o conjuntivitis. La RCP-TI se debe realizar durante la primera semana de la confirmación clínica de la enfermedad. Pueden indicarse pruebas de detección de IgM según el tiempo de la prueba en relación con la aparición de los síntomas. Las pruebas se deben coordinar a través del departamento de salud estatal, local o territorial.

En el caso de mujeres embarazadas asintomáticas con antecedentes de viajes a áreas con transmisión actual del virus del Zika, se pueden realizar pruebas serológicas con IgM. Esta prueba se puede realizar entre las 2 y 12 semanas posteriores al regreso del viaje. Una prueba el virus del Zika positiva se define como ARN del virus del Zika, detectado en RCP-TI o IgM positivo para el virus del Zika, con valores de anticuerpos neutralizantes confirmatorios que sean 4 veces superiores o iguales a los valores de anticuerpos neutralizantes para el virus del dengue. Una prueba no concluyente se define como IgM positiva para el virus del Zika, con valores de anticuerpos neutralizantes que sean cuatro veces inferiores a los valores de anticuerpos neutralizantes para el virus del dengue.

En las mujeres embarazadas con un resultado de prueba no concluyente o positivo, los proveedores de servicios de salud deben valorar la posibilidad de realizar ultrasonidos fetales cada tres o cuatro semanas y la amniocentesis para la prueba el virus del Zika. Se recomienda la remisión a un especialista en medicina materno-fetal. Si la prueba materna es negativa, se debe realizar un ultrasonido fetal para detectar microcefalia o calcificación intracraneal. Si uno o ambos hallazgos de microcefalia o calcificación intracraneal están presentes, la mujer embarazada debe repetirse las pruebas serológicas y se debería valorar la amniocentesis para la prueba del virus del Zika con RCP-TI. Se recomienda consultar con el especialista en medicina materno-fetal. Si la microcefalia y las calcificaciones intracraneales no están presentes, se debe realizar la atención prenatal de rutina.

Ahora analizaré las recomendaciones para las mujeres embarazadas que viven en áreas con transmisión actual del zika. Los proveedores de servicios de salud deben evaluar a las mujeres embarazadas en busca de síntomas de la infección por el virus del Zika y realizar las pruebas adecuadas según el algoritmo. Los funcionarios de salud locales deben determinar el momento de implementar las pruebas a las mujeres embarazadas asintomáticas, teniendo en cuenta la información acerca de los niveles de transmisión del virus del Zika y la capacidad de laboratorio. Si se recomiendan exámenes, los proveedores de servicios de salud pueden indicar pruebas serológicas al inicio de la atención prenatal y realizar una prueba de seguimiento a mediados del segundo trimestre, debido al riesgo actual de infección y exposición al virus del Zika. Se recomienda ultrasonido de rutina para todas las mujeres embarazadas de 18 a 20 semanas de gestación. Insisto, las mujeres embarazadas con parejas masculinas que tengan o estén en riesgo de infección por el virus del Zika deben usar condón o abstenerse de las relaciones sexuales durante el embarazo. Estas recomendaciones se irán actualizando a medida que se disponga de más información.

El 5 de febrero, los CDC publicaron este algoritmo de pruebas para mujeres embarazadas que viven en un área de transmisión actual del virus del Zika. Es más complejo debido al riesgo actual de infección y exposición al virus del Zika para los residentes en estas áreas. En primer lugar, hablaré acerca de las pruebas a mujeres embarazadas sintomáticas que viven en áreas con zika.

A las mujeres embarazadas que presenten alguna enfermedad con cuadro clínico similar a la enfermedad por el virus del Zika se les debe realizar la prueba de RCP-TR durante la primera semana de la enfermedad. La prueba de IgM también se puede indicar, según el momento de realización de la prueba con relación al inicio de la enfermedad. Las pruebas se deben coordinar a través del departamento de salud estatal, local o territorial. En las mujeres con resultados de pruebas no concluyentes o positivos, los proveedores de servicios de salud deben valorar la posibilidad de realizar ultrasonidos fetales cada tres o cuatro semanas y la amniocentesis para la prueba el virus del Zika. Se recomienda la remisión a un especialista en medicina materno-fetal, si está disponible.

Si el resultado de la prueba a una mujer embarazada sintomática es negativo, se debe realizar un ultrasonido fetal para detectar microcefalia o calcificaciones intracraneales. Ambos hallazgos deben sugerir a los proveedores de servicios de salud la repetición de pruebas serológicas en busca de infección materna por el virus del Zika y considerar la realización de pruebas del líquido amniótico con RCP-TI, según el escenario clínico. Si la microcefalia y las calcificaciones intracraneales no están presentes, se debe continuar con la atención prenatal de rutina.

Para las mujeres embarazadas que viven en áreas con transmisión actual del virus del Zika, la atención de rutina debe incluir pruebas para el virus del Zika a mediados del segundo trimestre y un ultrasonido fetal adicional.

Ahora hablaré acerca de las pruebas para las mujeres embarazadas asintomáticas que viven en áreas con transmisión actual del virus del Zika. Los funcionarios de salud locales deben determinar el momento de implementar las pruebas a las mujeres embarazadas asintomáticas, teniendo en cuenta los niveles de transmisión del virus del Zika y la capacidad de laboratorio. Si los funcionarios de salud locales implementan los exámenes, las pruebas serológicas se pueden indicar al iniciar la atención prenatal.

En el caso de un resultado de prueba para el virus del Zika no concluyente o positivo, se debe considerar la posibilidad de realizar ultrasonidos fetales cada tres o cuatro semanas y la amniocentesis. Se recomienda la remisión al especialista en medicina materno-fetal, si está disponible.

Es importante destacar que un resultado de IgM falso positivo es más probable en mujeres que viven en áreas con transmisión actual del virus del Zika que en viajeros debido a las mayores probabilidades de una exposición previa a un flavivirus relacionado, por ejemplo, el virus del dengue. La interpretación de las pruebas se debe coordinar a través del departamento de salud estatal, local o territorial.

Las mujeres embarazadas con pruebas negativas de IgM para el virus del Zika deben recibir atención prenatal de rutina, incluido el ultrasonido fetal a las 18-20 semanas para evaluar la anatomía fetal. El ultrasonido debe incluir la evaluación minuciosa del feto para detectar anomalías cerebrales como microcefalia y calcificaciones intracraneales. Se puede indicar la repetición de la prueba de IgM a mediados del segundo trimestre debido al riesgo actual de infección y exposición al virus del Zika.

Los hallazgos de microcefalia o calcificaciones intracraneales en el ultrasonido, o una prueba positiva o no concluyente para la infección por el virus del Zika en la repetición de un examen, deben sugerir a los proveedores de servicios de salud la realización periódica de ultrasonido fetal y valorar la posibilidad de analizar el líquido amniótico con RCP-TI. Si no hay hallazgos de microcefalia o calcificaciones intracraneales y las pruebas para la infección por el virus del Zika son negativas, se debe continuar con la atención prenatal de rutina. Como la microcefalia fetal se diagnostica más fácil a finales del segundo trimestre del embarazo o al inicio del tercero, y por la posible exposición actual al virus del Zika, los proveedores de servicios de salud pueden valorar la posibilidad de realizar un ultrasonido fetal en una etapa más avanzada del embarazo. Insisto, los hallazgos de microcefalia o calcificaciones intracraneales deben sugerir a los proveedores de servicios de salud la repetición de pruebas serológicas y la posibilidad de analizar el líquido amniótico.

Para resumir, en mujeres embarazadas con resultados de pruebas positivos o no concluyentes para el virus del Zika se debe valorar el monitoreo de la anatomía y el crecimiento fetal cada tres o cuatro semanas. Se recomienda la remisión a un especialista en medicina materno-fetal. Se recomienda hacer pruebas en el momento del parto incluyendo: examen histopatológico de la placenta y del cordón umbilical, pruebas de crecimiento y tejido placentario y tejido del cordón para el ARN del virus del Zika, y pruebas del suero del cordón para la IgM y los anticuerpos neutralizantes de los virus del dengue y Zika.

Por último, hablaré acerca de la atención a las mujeres en edad reproductiva que no están embarazadas y que viven en áreas con transmisión actual del virus del Zika. Los proveedores de servicios de salud deben aconsejar a las mujeres con respecto a la prevención contra la picadura de mosquitos. Además, deben analizar los planes de vida reproductiva y el cuidado previo a la concepción. La decisión con respecto al momento adecuado para el embarazo es personal y compleja. Los planes de vida reproductiva pueden ayudar a la toma de esta decisión. Los proveedores de servicios de salud deben analizar la edad de la paciente, sus antecedentes patológicos, reproductivos y de fertilidad, así como los valores y propósitos de la mujer y su pareja, durante las discusiones sobre las intenciones y el momento del embarazo.

En el contexto del actual brote del virus del Zika, el cuidado previo a la concepción debe incluir un análisis de los signos y síntomas de la enfermedad por el virus del Zika, el momento de buscar atención médica, y el riesgo potencial de infección por el virus del Zika durante el embarazo y cómo evitar las infecciones por dicho virus. En el caso de las mujeres en edad reproductiva que no deseen quedar embarazadas, los proveedores de servicios de salud deben ofrecer asesoramiento sobre planificación familiar y métodos anticonceptivos. Cada año, aproximadamente la mitad de los embarazos en los EE. UU. no son planificados. Las pacientes deben recibir asesoramiento en cuanto al uso del método anticonceptivo más eficaz que puede utilizarse de forma correcta y regular. Además, los proveedores de servicios de salud deben recomendar el uso del condón para reducir el riesgo de transmisión de infecciones sexuales.

Para las mujeres en edad reproductiva que viven en áreas con transmisión actual del virus del Zika y desean quedar embarazadas, los proveedores de servicios de salud deben enfatizar en las estrategias de prevención contra los mosquitos. Se conoce que estas intervenciones reducen el riesgo de infección por el virus del Zika y otras enfermedades transmitidas por vectores. Los proveedores de servicios de salud deben ofrecer asesoramiento previo a la concepción y analizar los riesgos de transmisión de la enfermedad por el virus del Zika durante el embarazo. Las mujeres en edad reproductiva con infección actual o previa por el virus del Zika deben saber que no existe evidencia de que la infección previa por el virus del Zika represente un riesgo de malformaciones congénitas en futuros embarazos. Se espera que la viremia dure aproximadamente una semana, a partir del inicio de la enfermedad, y no existe evidencia de que un feto, concebido luego de la resolución de la viremia materna, tenga riesgo de infección fetal.

Quisiera darle ahora la palabra a la Dra. Katherine Fleming-Dutra que analizará las recomendaciones de los CDC para los bebés y niños en entornos con brote del virus del Zika.

Dra. Katherine Fleming-Dutra:

Gracias. Como la Dra. Petersen ya ha presentado una visión general del virus del Zika y la microcefalia, me gustaría comenzar con el análisis de evidencia de enfermedad aguda del virus del Zika en bebés y niños. Se han reportado dos casos de transmisión perinatal de la infección por el virus del Zika a los bebés de madres infectadas en la fecha cercana al parto.

Durante el brote del virus del Zika en la Polinesia Francesa en 2013 y 2014, a dos mujeres embarazadas con signos y síntomas de la infección por el virus del Zika en fecha cercana al parto se les realizaron pruebas y se detectó, mediante RCP-TI, ARN del virus en ambas madres. Sus neonatos fueron diagnosticados con la infección por el virus del Zika en el período de uno a tres días después del parto. Uno de estos bebés estaba asintomático y el otro presentó trombocitopenia y sarpullido diseminado.

Es poco probable que estos neonatos estuvieran expuestos a los mosquitos y se presume que la transmisión ocurrió durante el momento del parto. Ambos bebés se recuperaron, pero no se ha reportado el seguimiento a largo plazo. En la actualidad se desconoce el espectro de signos clínicos que se pudiera observar en neonatos que han adquirido el virus del Zika durante la etapa perinatal.

Las evidencias disponibles con relación al espectro de la enfermedad por el virus del Zika en bebés y niños infectados a través de picaduras de mosquitos indican que la mayoría de los niños son asintomáticos o presentan una enfermedad leve, similar a los hallazgos vistos en adultos que padecen esta enfermedad. Durante el brote del virus del Zika en la isla Yap, Micronesia, en 2007, la enfermedad se reportó en personas de 1 a 76 años de edad. Los signos y síntomas más comunes de la enfermedad que se reportan son sarpullido, ya sea macular o papular, fiebre, artralgia y conjuntivitis.

Durante ese brote, los niños de 0 a 19 años presentaron una tasa de incidencia de la enfermedad por el virus del Zika confirmada y probable menor que los adultos de 20 a 59 años. De los ocho casos recientes de enfermedad por el virus del Zika relacionados con viajes en niños de los Estados Unidos, todos presentaron sarpullido y, al menos, uno de estos signos o síntomas: fiebre, artralgia y conjuntivitis no purulenta.

Además se ha reportado el Síndrome de Guillain-Barre, o SGB, tras una infección por el virus del Zika, pero no se ha establecido una relación causal. El número de niños infectados no se puede precisar. Un informe de Brasil indica que, durante este brote, seis pacientes entre 2 y 57 años han presentado síndromes neurológicos que incluyen Guillain-Barre y encefalomielitis diseminada, luego de la infección por el virus del Zika confirmada por laboratorio. En la Polinesia Francesa, de los 38 casos reportados con Síndrome de Guillain-Barre, luego de la infección por el virus del Zika, ninguno se dio en niños. La incidencia total del SGB por cualquier causa parece incrementarse con la edad.

Y las muertes asociadas con el virus del Zika son muy raras.

Ahora que he finalizado con la revisión me gustaría ofrecer las recomendaciones de los CDC para la evaluación de los bebés y niños con posible infección por el virus del Zika. Estas son directrices provisionales y los CDC continúan evaluando toda la evidencia disponible para actualizar las recomendaciones a medida que la información nueva está disponible.

Las directrices actualizadas de los CDC han sido informadas gracias a la estrecha colaboración con médicos, organizaciones profesionales, departamentos de salud estatales y locales, y muchas otras partes interesadas. Estas directrices actualizadas contienen la nueva recomendación de proporcionar atención de rutina a los bebés sin evidencia de microcefalia o calcificaciones intracraneales y sin hallazgos anormales en ecografías prenatales o posnatales, con un examen físico normal, y cuyas madres durante el embarazo viajaron a áreas con transmisión del virus del Zika o vivieron en una de ellas, pero no se les hicieron pruebas para detectar la infección por el virus del Zika previamente. Estas directrices también se han ampliado para incluir a bebés y niños con posible enfermedad aguda por el virus del Zika.

Pasemos al algoritmo actualizado para la evaluación y manejo de bebés cuyas madres viajaron a un área con transmisión del virus del Zika actual, o residieron en una de ellas. El primer paso consiste en determinar si el bebé tiene o no microcefalia o calcificación intracraneal detectada antes del nacimiento o al nacer. En el caso de bebés con microcefalia o calcificación intracraneal, la evaluación y manejo es el mismo que se incluye en las directrices publicadas el 26 de enero de 2016. Se debería efectuar la prueba del virus Zika al bebé y luego se recomienda hacer la evaluación de laboratorio y la evaluación clínica recomendada para el bebé.

En el caso de bebés con hallazgos de pruebas no concluyentes o positivos para la infección por el virus del Zika, los proveedores de servicios de salud deberían reportar el caso al departamento de salud local, estatal o territorial y evaluar a los bebés para detectar posibles secuelas a largo plazo. En el caso de bebés con resultados de pruebas negativos en todas las pruebas del virus del Zika realizadas, los proveedores de servicios de salud deberían evaluar al bebé para detectar otras etiologías posibles según los signos y síntomas del bebé y tratarlo de la manera indicada.

En los bebés sin evidencia de microcefalia o calcificaciones intracraneales nacidos de una madre que fue potencialmente infectada con el virus del Zika durante el embarazo, la evaluación subsiguiente depende de los resultados de las pruebas maternas del virus del Zika. Ahora repasaré esta vía de evaluación en más detalle.

Si la madre obtuvo una prueba no concluyente o positiva para la infección por el virus del Zika, se debe realizar un examen físico completo y pruebas al bebé para detectar la posible infección congénita por el virus del Zika. Si algunas de las pruebas de las muestras del bebé son positivas o no concluyentes, entonces se debe realizar una evaluación clínica al bebé según se detalla en las directrices provisionales. También debe seguirse al bebé para evaluar las posibles secuelas a largo plazo y el caso del bebé debe reportarse al departamento de salud local, estatal o territorial. Si los resultados de todas las pruebas del bebé son negativos para la infección por el virus del Zika, entonces no se recomienda realizar ninguna evaluación o prueba del virus del Zika y este bebé debe seguir con la atención de rutina.

Finalmente, los bebés sin evidencia de microcefalia ni calcificación intracraneal cuyas madres tengan resultados negativos en las pruebas de detección del virus del Zika o no se les hayan hecho estas pruebas, deben recibir atención de rutina.

Quiero tomarme un minuto para hablar más sobre cómo manejar a los bebés sin evidencia de microcefalia o calcificación intracraneal cuyas madres viajaron a áreas con transmisión actual del virus del Zika o vivieron en una de ellas durante el embarazo pero a quienes no se les hizo previamente pruebas para detectar el virus del Zika, ya que esta recomendación ha sido actualizada desde la versión previa de las directrices. Si la circunferencia de la cabeza del bebé es normal, el ultrasonido prenatal es normal, el ultrasonido postnatal es normal (si se realiza), y el examen físico es normal, recomendamos atención de rutina.

Es importante destacar que debido a que la información sobre los efectos de la infección congénita por el virus del Zika es limitada, los proveedores de servicios de salud deberían usar su criterio clínico para evaluar a los recién nacidos con anormalidades que no sean microcefalia o calcificaciones intracraneales que nacieron de madres que durante el embarazo, viajaron a un área con transmisión activa del virus del Zika o vivieron en una de ellas. En el caso de estos bebés, los proveedores de servicios de salud deberían considerar realizar pruebas a la madre antes de hacérselas al bebé. Estas directrices se actualizarán a medida que se disponga de más información.

Un ejemplo de una situación en la cual debería usarse el criterio clínico es en el caso de un bebé sin evidencia de microcefalia o calcificación intracraneal que no haya aprobado la prueba auditiva al recién nacido y cuya madre viajó a un área con transmisión actual del virus del Zika o vivió en una de ellas, pero no se le hizo la prueba para detectar el virus del Zika. En esta situación, el proveedor podría considerar hacer la prueba para detectar el virus del Zika a la madre antes de hacérsela al bebé.

Por lo tanto, se recomienda reiterar las pruebas para detectar el virus del Zika en bebés con evidencia de microcefalia o calcificación intracraneal cuyas madres, mientras estaban embarazadas, viajaron a un área con transmisión del virus del Zika o residieron en una de ellas, y para bebés cuyas madres tenían resultados de prueba no concluyentes o positivos para la infección por el virus del Zika.

A continuación hablaré de la evaluación de los bebés y niños menores de 18 años con posible enfermedad aguda por el virus del Zika.

Debe sospecharse infección aguda por el virus del Zika en bebés y niños menores de 18 años que viajan a, o hayan vivido en, un área infectada dentro de los últimos dos meses y tengan al menos dos de las siguientes manifestaciones clínicas: fiebre, sarpullido, conjuntivitis o artralgia.

Aunque los bebés y los niños mayores pueden contraer el virus del Zika mediante la transmisión a través de mosquitos, los bebés también pueden infectarse de forma perinatal. Por lo tanto, debe sospecharse la enfermedad aguda por el virus del Zika en las primeras dos semanas de vida si la madre viajó a un área con transmisión del virus del Zika o residió en una de ellas durante las dos semanas después del parto y el bebé tiene dos o más de las siguientes manifestaciones: fiebre, sarpullido, conjuntivitis o artralgia

Los bebés cuyas madres reportaron una enfermedad que concuerde con la enfermedad por el virus del Zika cerca del parto deben controlarse para detectar signos y síntomas de la enfermedad por el virus del Zika. Si un bebé muestra signos y síntomas de enfermedad aguda por el virus del Zika dentro de las primeras dos semanas de vida, deben hacerse pruebas tanto a la madre como al bebé para detectar la infección por el virus del Zika. Es importante destacar que la artralgia puede ser difícil de detectar en los bebés y niños pequeños, y puede manifestarse en irritabilidad, caminar cojeando (en los niños ambulatorios), dificultad para mover una extremidad o negarse a mover una extremidad, dolor al tacto, o dolor con movimiento activo o pasivo de las articulaciones afectadas.

Las pruebas de detección del virus del Zika para bebés y niños para detectar enfermedad aguda por el virus del Zika incluyen serología y (si se obtiene por otras razones) líquido cefalorraquídeo. Si los síntomas han estado presentes durante menos de siete días, se debe realizar la prueba de ARN del virus del Zika mediante RT-PCR. Si no se detecta ARN del virus del Zika y los síntomas han estado presentes durante cuatro días o más, se puede examinar el suero para detectar IgM para el virus del dengue y del Zika y anticuerpos neutralizantes. Para facilitar estas pruebas, los proveedores de servicios de salud deben comunicarse con su departamento de salud estatal, local o territorial. Se puede encontrar más información sobre las pruebas de laboratorio en el sitio web que se incluye aquí.

La evidencia del laboratorio para bebés y niños con posible enfermedad aguda por el virus del Zika es la misma que para los niños con posible infección congénita por el virus del Zika. La evidencia de la infección por el virus del Zika en un bebé o niño detectada en un laboratorio incluiría, en cualquier espécimen clínico, el virus del Zika detectable en cultivo, ARN del virus del Zika (por RCP-TI) o antígeno mediante inmunohistoquímica, o un espécimen clínico positivo para IgM del virus del Zika con valores de anticuerpos neutralizantes confirmatorios que sean mayores o iguales a cuatro veces los valores de anticuerpos neutralizantes del virus del dengue.  Un resultado no concluyente sería el de anticuerpos neutralizantes del virus del Zika menores a cuatro veces los anticuerpos neutralizantes del virus del dengue.

La enfermedad asociada con el virus del Zika es generalmente leve en bebés y niños con enfermedad aguda por el virus del Zika. No existe un tratamiento antiviral específico, y el tratamiento incluye servicio de apoyo. Los proveedores de servicios de salud deben evitar el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) hasta que se haya descartado el virus del dengue en general y en todos los niños menores de 6 meses de edad. Debe evitarse la administración de aspirina en niños con supuestas infecciones virales debido a la asociación con el síndrome de Reye.

A continuación hablaré de las directrices para la lactancia para las madres con infección por el virus del Zika. Se ha identificado el ARN del virus del Zika en la leche materna, pero los intentos por hacer un cultivo del virus no han sido exitosos. En estos momentos no se han reportado casos de contagio del virus del Zika por la lactancia materna, y, con base en la evidencia actual, se alienta a las madres con infección por el virus del Zika y a las madres que vivan en áreas con transmisión actual del virus del Zika a que amamanten a sus bebés porque los beneficios superan el riesgo teórico de la transmisión del virus del Zika a través de la leche materna.

Finalmente, me gustaría hablar sobre la prevención de la enfermedad por el virus del Zika en bebés y niños. La prevención de las picaduras de mosquitos es el principal medio de prevención de la infección por el virus del Zika en las personas de todas las edades que viajan a áreas con transmisión local del virus del Zika, o que viven en alguna de ellas.  La prevención de las picaduras de mosquitos incluye el uso de aire acondicionado o mallas para puertas y ventanas, usar camisas de mangas largas y pantalones largos, ropa y equipo tratado con permetrina y repelente de insectos. Cuando se usan según lo indicado en la etiqueta del producto, los repelentes de insectos registrados en la Agencia de Protección Ambiental pueden usarse para proteger a niños mayores de 2 meses de las picaduras de mosquitos. No se debe utilizar aceite de eucalipto de limón en niños menores de 3 años. Se pueden usar mosquiteros para cubrir a los bebés cuando estén en el portabebé, el cochecito o la cuna para protegerlos de las picaduras de mosquitos.

Los proveedores de servicios de salud deben informar a los padres y cuidadores acerca de la prevención de las picaduras de mosquitos en bebés y niños si viajan a áreas afectadas por el virus del Zika o viven en una de ellas. Es importante destacar que los mosquitos también transmiten otros virus además del Zika.

Los padres y cuidadores deben proteger a los bebés y niños con el virus del Zika de las picaduras de mosquitos por lo menos durante una semana después de la aparición de la enfermedad hasta que disminuye el riesgo de contagio a otras personas.

Ahora me gustaría cederle la palabra a la Dra. Alexa Oster.

Dra. Alexa Oster:
Hola. Les hablaré ahora de una actualización sobre las directrices provisionales para la prevención de la transmisión sexual del virus del Zika en los Estados Unidos. Las siguientes recomendaciones se publicaron en el MMWR semanal del 12 de febrero. Se aplican a hombres que vivieron o han viajado a áreas con transmisión actual del virus del Zika y sus parejas sexuales y se revisarán a medida que haya más información disponible.

Me gustaría comenzar describiendo lo que sabemos y lo que no sabemos sobre la transmisión sexual del virus del Zika. Sabemos que el virus del Zika puede transmitirse a través del sexo, de un hombre a sus parejas sexuales, y esta es una preocupación particular durante el embarazo. Todos los casos reportados de transmisión sexual estuvieron relacionados con la práctica sexual sin usar preservativo en hombres que tuvieron o desarrollaron síntomas más tarde. También sabemos que la transmisión sexual de muchas infecciones, inclusive aquellas causadas por otros virus, se reduce con el uso consistente y correcto de preservativos de látex.

No sabemos si los hombres infectados que nunca desarrollaron los síntomas pueden contagiar el virus del Zika a sus parejas sexuales o cuánto tiempo persiste el virus del Zika en el semen. Un informe halló el virus en el semen por lo menos dos semanas hasta que comenzaron los síntomas de la infección y otro informe halló el virus en el semen por lo menos 62 días después de que comenzaron los síntomas de la infección. No sabemos si las mujeres con la infección por el virus del Zika pueden contagiar el virus del Zika a sus parejas sexuales o si el zika puede contagiarse a través del sexo oral. Se sabe que el virus del Zika es infeccioso en el semen pero se desconoce si el zika es infeccioso en otros líquidos corporales que se intercambian durante el sexo oral como la saliva y los líquidos vaginales.

Esta diapositiva resume nuestras recomendaciones para los hombres que viven en un área de transmisión activa del virus del Zika o viajaron a una de ellas. Los hombres que – la primera sección pertenece a hombres que tienen parejas sexuales embarazadas). Deberían abstenerse de tener actividad sexual o usar preservativos de manera consistente y correcta durante el sexo incluyendo el sexo anal y vaginal u oral durante todo el embarazo. Las mujeres embarazadas deben hablar sobre las exposiciones potenciales de sus parejas masculinas a los mosquitos y el historial de enfermedad similar al zika con su proveedor de servicios de salud. Y los proveedores pueden consultar las directrices de los CDC para la evaluación y las pruebas de las mujeres embarazadas que se resumieron anteriormente en esta llamada.

Los hombres y sus parejas sexuales no embarazadas, si están preocupados por la transmisión sexual del virus del Zika, podrían considerar abstenerse de la actividad sexual o usar preservativos de manera consistente y correcta durante el sexo. Cuando se trata de tomar esta decisión personal, las parejas deberían tener en cuenta varios factores. La mayoría de las infecciones son asintomáticas y cuando ocurre una enfermedad es generalmente leve. No es común la aparición de una enfermedad grave que requiera hospitalización. El riesgo de adquirir el virus del Zika por vectores en áreas de transmisión activa depende de la duración y la extensión de la exposición a los mosquitos infectados y los pasos que se toman para prevenir las picaduras de mosquitos. Y tras la infección, el virus del Zika puede permanecer en el semen cuando ya no se detecte en la sangre. En este momento, no se recomienda la realización de pruebas en hombres con el fin de evaluar los riesgos sexuales; o sea, con el fin de evaluar el riesgo de transmisión sexual. Gracias.

Ashley Ghaffarzadeh: Gracias a los presentadores por ofrecer a nuestro público de COCA una amplia información. En este momento, abriremos las líneas para la sesión de preguntas y respuestas. Las preguntas son solo para los médicos clínicos que deseen obtener información sobre la enfermedad por el virus del Zika. Aquellos que tengan preguntas para los medios de comunicación, contacten con Relaciones con los medios de los CDC en el 404-639-3286 o envíen un correo electrónico a media@cdc.gov. Si usted es un paciente, haga sus preguntas a su proveedor de servicios de salud.

Al hacer una pregunta, diga su organización y recuerde que también puede enviar sus preguntas a través del sistema de seminario virtual. Kathy, ¿tenemos alguna pregunta en línea?

Coordinadora:     
Sí. En este momento estamos listos para comenzar la sesión de preguntas y respuestas. Si desean hacer alguna pregunta, deben presionar Asterisco 1 y decir su nombre y apellido. Para retirar su pregunta, pueden presionar Asterisco 2. Recuerden presionar Asterisco 1 para hacer una pregunta. Y la primera la hace el Dr. (Arlio) de Cornell.

Dr. (Arlio):           
Sí. Hola. ¿Me pueden escuchar? ¿Me escuchan?

 ¿Hola? ¿Me escuchan?

Ashley Ghaffarzadeh:
Sí, le escuchamos.

Dr. (Arlio):           
Muy bien. Hola. Gracias por aceptar la pregunta y por la presentación realizada. Las parejas que viven en el territorio continental de los EE. UU., con antecedentes de viajes recientes a un área con transmisión activa del zika y picaduras de mosquitos activos, que desean quedar embarazados, ¿cuánto tiempo deben esperar para tratar de concebir, dado que la evidencia de zika en el semen persiste durante al menos diez semanas y que los CDC recomiendan a las mujeres embarazadas con parejas masculinas con riesgo de zika el uso del condón o la abstinencia de relaciones sexuales durante el embarazo?

Dra. Emily Petersen
Excelente pregunta. Desafortunadamente, no tenemos la respuesta exacta ya que aún estamos recopilando información acerca del virus del Zika en el semen y su transmisión sexual. La prueba del semen, como planteaba la Dra. Oster, no está disponible en este momento y no sabemos el tiempo que el zika está presente en el semen de los hombres que padecieron la enfermedad. Tampoco sabemos si los hombres que han padecido el zika, pero que nunca presentaron síntomas, puedan contener el virus en el semen.

Dr. (Arlio):           
Correcto.

Dra. Emily Petersen
Por esta razón se están realizando estudios para tratar de obtener más información al respecto. Pero, desafortunadamente, es una recomendación caso por caso entre el proveedor de servicios de salud y la pareja. Y, como ya conocen, la decisión debe incluir la edad de la paciente, fertilidad, plan de vida reproductiva, valores personales y preferencias; por lo que es una decisión muy compleja en este momento.

Dr. (Arlio):           
¿Existe algún lugar donde se pueda analizar el semen en este momento para obtener más información?

Dra. Emily Petersen
No.

Dr. (Arlio):           
Entonces, ¿dónde están analizándolo en los documentos académicos que plantean que el semen se documentó; o sea, que el virus del Zika se documentó como positivo en el semen después de diez semanas? ¿Dónde realizan ese tipo de prueba?

Dra. Emily Petersen:
Dra. Oster, ¿tiene información al respecto?

Dra. Alexa Oster:

Sí. Lo que quiero decir es que esas pruebas no están disponibles para la población en estos momentos. Y aunque pudiéramos realizar esas pruebas, nuestro conocimiento sobre el modo de interpretar sus resultados es realmente limitado, por lo que no recomendamos las pruebas actualmente. A medida que obtengamos más información, las pruebas estarán disponibles o serán de utilidad, pero en estos momentos no es posible.

Dr. (Arlio):           
A modo general, ¿cuánto tiempo usted aconsejaría a alguien esperar: tres, seis meses, 12? O sea, ¿me baso en la experiencia con otros virus ya que no hay forma de analizarlo?

Dra. Alexa Oster:
Desafortunadamente, no contamos con información que nos permita hacer recomendaciones al respecto por el momento. Lo siento mucho.

Dr. (Arlio):

Muy bien. Gracias por su tiempo.

Coordinadora:

La próxima pregunta es del Dr. Warner Hudson, de UCLA. Su línea está abierta.

Dr. Warner Hudson
Hola. Gracias por su excelente presentación. Soy especialista en Medicina ocupacional y la pregunta está relacionada con la exposición del personal de laboratorio donde se trabaja con el virus del Zika vivo, no con el que se transmite a través de mosquitos. En caso de exposición a través de la sangre al material o al virus del Zika vivo o por salpicadura, considero que lo trataríamos del mismo modo que se trata a alguien expuesto por picadura de mosquito. Y entonces la pregunta sería, ¿habría sido una buena idea tener un valor de referencia de dichas personas ya que los valores pueden variar si la persona fue un caso de remisión a perinatología por embarazo?

¿Si hay mosquitos en su área, deben analizarse? ¿Existen pruebas disponibles? Tengo conocimiento que la Marina puede realizar pruebas, pero no sé hacia dónde dirigirme; o sea, tengo algunos mosquitos en el laboratorio, ¿puedo analizarlos? Me encantaría escuchar sus comentarios al respecto y quizás ahora lo esté manejando en los CDC. Gracias.

Dra. Emily Petersen
Gracias. Actualmente no recomendamos los valores de referencia para pruebas de prexposición. Y con respecto a la pregunta sobre el análisis de los mosquitos, la respuesta posiblemente la responden nuestros colegas de transmisión por vectores o nuestros colegas de control de vectores. Sé que es un asunto difícil según las discusiones en las que ellos han participado, pero si desea enviarnos un correo electrónico, lo podemos poner en contacto con ellos.

Dra. Fleming-Dutra:  
Y, además, me gustaría añadir que si alguien padece la infección por el virus del Zika, adquirida de cualquier modo, es importante que esa persona se proteja de las picaduras de mosquitos durante la siguiente semana; o sea, la semana después de la infección, para que trate de evitar la transmisión a otras personas. Y, por supuesto, el caso se debe informar al departamento de salud local, estatal o territorial.

Dr. Warner Hudson
Muy bien, gracias. Fue de gran ayuda.

Coordinadora:     
Y la siguiente pregunta es de la Dra. Sarah Lynn Mark, de la NASA. Su línea está abierta.

Dr. Sarah Lynn Mark:                   
Perfecto. Muchas gracias por hacer una presentación tan ilustrativa. Sus directrices hicieron más referencia a personas que están o viven en el exterior. A medida que se acerca la primavera y los mosquitos se vuelven más endémicos aquí, esta se convierte en una situación que enfrentaremos a diario. ¿Cuándo tienen previsto modificar las directrices o se mantendrán iguales?

Dra. Katherine Fleming-Dutra:
Soy la Dra. Fleming-Dutra. Quiero reiterar que seguimos evaluando toda la evidencia en la medida que está disponible, y actualizaremos las directrices a medida que surja más evidencia e información, junto con nuestros socios. Así que no tenemos un plazo establecido sino que seguiremos actualizando las directrices cada vez que surja evidencia nueva que exija dicha actualización.

Dra. Sarah Lynn Mark:        
Y tengo una pregunta más. Mencionó la saliva y su potencial en el contagio. ¿Existen ejemplos concretos, por ejemplo que se contagiaron por besarse?

Dr. Petersen:        
No estamos al tanto de la existencia de ninguna evidencia al respecto. Sabemos que se puede detectar el ARN en la saliva, pero no estamos al tanto de que haya casos de contagio a través de la saliva.

Dra. Sarah Lynn Mark:        
Gracias.

Coordinadora:     
La próxima pregunta es de Marian Melish, de Universidad de Hawái. Su línea está abierta.

Marian Melish:    
Mi pregunta es si tenemos alguna información acerca de en qué momento del embarazo es más probable la transmisión al bebé.

Dra. Emily Petersen:
Bien. Lamentablemente, por el momento no tenemos información sobre esto. Estamos creando un registro voluntario de embarazos en los Estados Unidos para las mujeres embarazadas con infección por el virus del Zika, y esto debería ayudarnos a determinarlo.

Además estamos trabajando con otros países y organizaciones para estudiar más en profundidad la infección por el virus del Zika y cuándo esta ocurre en el embarazo, así como los resultados.

Marian Melish:    
Gracias.

Coordinadora:     
La próxima pregunta es de Marisa Montecalvo. Su línea está abierta.

Marisa Montecalvo:  
Sí, hola. Soy de New York Medical College (Colegio Médico de Nueva York). Y mi pregunta tiene que ver con los trabajadores de laboratorios que manipulan el virus del Zika mencionado. Algunas de mis dudas se respondieron con la pregunta anterior. Pero me interesa saber si uno debería analizar la idea de no permitir que una mujer embarazada trabaje en dichos laboratorios por el riesgo de un accidente y…

Dra. Emily Petersen
En este momento no puedo responder esa pregunta, pero tengo entendido que estamos desarrollando directrices de salud y seguridad ocupacional, así que haremos un seguimiento de esa pregunta más adelante.

Marisa Montecalvo:  
Ok. Sería excelente. ¿Debo enviarles un correo electrónico?, porque creo que las mujeres embarazadas, y además por supuesto…

Dra. Emily Petersen
Estaría muy bien.

Marisa Montecalvo:
… cómo aconsejar mejor a las mujeres en edad de concebir y quienes vayan a quedar embarazadas.

Dra. Emily Petersen
Correcto.

Marisa Montecalvo:
bueno, muy bien Gracias…

Coordinadora:     
La próxima pregunta es del Dr. Robert Ball. Su línea está abierta.

Dr. Robert Ball:   
Gracias. Buena información, especialmente sobre obstetricia. Aquí el Dr. Robert Ball, Medical University of South Carolina, Salud pública. La mayoría de las dudas que tenía se resolvieron pero mi pregunta más en términos generales es la siguiente. ¿Cuál es su mejor estimación o cuáles son sus datos respecto de las tasas de ataque a la población? En su último seminario virtual, el 26 de enero, se habló de tasas del 73 % de ataque a la población con solo un 18 % de casos asintomáticos, lo que significa que al menos cuatro de cada cinco son asintomáticos. ¿Hay alguna actualización de esos datos?

Dra. Emily Petersen
No tenemos ninguna actualización de los brotes actuales, no, pero esperamos tener más datos sobre eso.

Dr. Robert Ball:   
Sigan trabajando. Gracias.

Coordinadora:     
Y nuestra próxima pregunta es de Michael Brady. Su línea está abierta.

Michael Brady:    
Sí. Hablaron de individuos que están pensando en un embarazo y en la imposibilidad de utilizar el semen. Pero si alguien regresó de un área donde ha habido virus del Zika y está pensando en quedar embarazada en un período de dos a siete semanas después del viaje, ¿cuál sería el valor de hacer pruebas de detección de IgM para aconsejarles acerca de la probabilidad de que hayan contraído el virus del Zika mientras residían en el área?

Dra. Alexa Oster:
Les habla Alexa Oster. Por el momento no recomendamos ningún tipo de prueba en pacientes asintomáticos que regresan de una de estas áreas. Y hay una variedad de cuestiones relacionadas con comprender cómo interpretar los resultados, además de la capacidad de los laboratorios, que guían esta decisión en esta instancia. De nuevo, como ya dijimos, es una situación que va evolucionando y por consiguiente las recomendaciones pueden modificarse a medida que evoluciona la capacidad y nuestra propia comprensión del asunto.

Ashley Ghaffarzadeh:     
Bien, operadora, creo que tenemos tiempo para una pregunta más y tenemos una del seminario virtual. Presentadores, la pregunta es: ¿están en condiciones de comentar acerca de la sensibilidad y especificidad de las pruebas serológicas? Gracias.

Dra. Emily Petersen:
Lamentablemente no tenemos información en particular acerca de la sensibilidad y especificidad de las pruebas serológicas, especialmente en personas asintomáticas no tenemos datos por el momento.

Ashley Ghaffarzadeh:                
Muy bien. En nombre de COCA queremos agradecer a todos por acompañarnos hoy, y agradecer especialmente a las doctoras. Petersen, Fleming-Dutra y Oster. Los invitamos a comunicarse con nuestras disertantes después del seminario virtual si tienen preguntas para las disertantes de hoy. Pueden enviarnos un correo electrónico a coca@cdc.gov. Escriban en el asunto «llamada de la COCA del 25 de febrero» y nos ocuparemos de que su pregunta se reenvíe a sus disertantes. Repito la dirección de correo electrónico: coca@cdc.gov.

La grabación y la transcripción de esta llamada se publicarán en el sitio web de la COCA en emergency.cdc.gov/coca en los próximos días. Esta llamada no suma créditos de educación continua. Para recibir información sobre las próximas llamadas de COCA, inscríbase en COCA en la página web, emergency.cdc.gov/coca. Para ello haga clic en el enlace para suscribirse a la lista de distribución de correos de COCA.

Acompáñenos en nuestra próxima llamada de la COCA el 31 de marzo a las 2:00 p. m., hora del este, acerca de la atención de consumidores de cannabinoides sintéticos. Obtenga información detallada acerca de esta llamada en la página web de la COCA: emergency.cdc.gov/coca. Puede estar en contacto con la COCA a través de Facebook. Ponga «Me gusta» en la página de Actividad de Comunicación y Asistencia Social en los Clínicos (COCA) de los CDC para estar al tanto de las últimas novedades de la COCA. Gracias nuevamente por participar en la llamada de la COCA de hoy. Que tengan un excelente día.

Coordinadora:     
Gracias. Esto concluye la conferencia de hoy. Todos los participantes pueden desconectarse. Oradores, por favor esperen.

TOP