Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Calidad del agua

Un tsunami crea una oleada de agua del océano que a veces puede sumergir grandes áreas geográficas. A medida que el agua del mar llega a tierra, los pozos de agua potable pueden quedar sumergidos y potencialmente contaminados por microorganismos (bacterias, virus, parásitos) y productos químicos que tienen un efecto negativo en la salud de los seres humanos. Las sales marinas asociadas a las inundaciones de agua salada que afectan el suministro de agua potable de la costa no constituyen un peligro inmediato para la salud.

Debido al mal sabor del agua salada, la mayoría de las personas no ingerirán (tragarán) una cantidad lo suficientemente grande como para causar problemas médicos inmediatos. Sin embargo, los microorganismos que causan enfermedades transmitidas por la inundación en general no tienen un sabor fuerte. Si se ingiere agua que contiene microorganismos que causan enfermedades, aunque sea en pequeñas cantidades, puede causar de inmediato problemas de salud mortales, como diarrea crónica, cólera y graves infecciones. El uso de agua contaminada para limpiar pequeños cortes y heridas abiertas también presenta un riesgo de infecciones graves.

Además, los contaminantes químicos que se encuentran frecuentemente en el agua de las inundaciones pueden fácilmente contaminar los pozos. Los contaminantes químicos pueden incluir productos combustibles de tanques de combustible volcados o pesticidas que pueden haber estado almacenados en áreas inundadas. La ingestión de agua que contiene estos tipos de contaminantes químicos puede poner en peligro la vida y la salud.

Después de que los pozos se hayan limpiado correctamente y se empiecen a llenar con agua del acuífero, se normalizará gran parte del aumento de la salinidad. Es posible que los pozos poco profundos se vean más afectados que los pozos más profundos debido a la mayor carga de agua salada en la capa superior del suelo. Si bien la recuperación de los pozos poco profundos puede ser más lenta que la de los pozos más profundos, la salinidad de los primeros disminuye con el tiempo.

Después de un tsunami, las personas en las zonas afectadas deben escuchar los anuncios públicos sobre la seguridad del suministro de agua. Los pozos privados inundados se deberán analizar y desinfectar después de que las aguas hayan retrocedido. Si el olor, el sabor, un cambio de color inusual, o los resultados del análisis preliminar del agua hacen sospechar que los pozos de la zona están contaminados por combustibles, pesticidas u otros productos químicos, se recomienda firmemente hacer un análisis químico del agua potable. Las preguntas sobre los análisis del agua se deben dirigir a las autoridades locales.

Agua para beber, cocinar y para la higiene personal

El agua para beber, cocinar y para la higiene personal es aquella embotellada, hervida o tratada. Después de un tsunami, las fuentes de agua pueden estar contaminadas con agua salada. Las autoridades locales pueden hacer recomendaciones específicas sobre cómo hervir o tratar el agua en su área. 

Obtenga más información sobre cómo hacer segura el agua después de un desastre (en inglés).

Consulte también...

Recomendaciones de la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU. sobre pozos inundados

Listo.gov es la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias

Ir Arriba