Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Evacue o quédese en su casa

Si se avecina un huracán, es posible que reciba la orden de evacuar (irse de su casa). Nunca ignore una orden de evacuación. Es posible que incluso las casas resistentes y bien construidas no se mantengan en pie frente a un huracán. No vale la pena arriesgar la salud y la seguridad para quedarse en casa con el fin de proteger la propiedad.

También es posible que reciba la orden de quedarse dentro de su casa. A veces, quedarse en casa es más seguro que salir al exterior.

Si debe evacuar:Señal de tránsito indicando la ruta de evacuación en caso de huracán.

  • Lleve consigo solo lo que sea realmente necesario, como el celular, los medicamentos, los documentos de identificación (como el pasaporte o la licencia de conducir) y dinero en efectivo.
  • Asegúrese de tener un kit de emergencia en el automóvil.
  • Si tiene tiempo, corte el gas, la electricidad y el agua. También desenchufe los aparatos eléctricos.
  • Maneje por las calles que los trabajadores de emergencia hayan recomendado, aunque haya tráfico. Es posible que otras rutas estén bloqueadas.

Si debe quedarse en su casa:

  • No deje de escuchar radio o ver televisión para mantenerse informado sobre el huracán.
  • Permanezca dentro de la casa. Aunque parezca que todo esté en calma, no salga. Espere hasta que escuche o vea un mensaje oficial que diga que el huracán ha pasado. A veces, el tiempo se calma en medio de una tormenta, pero vuelve a empeorar rápidamente.
  • Menténgase lejos de las ventanas. Podría resultar herido por trozos de vidrios rotos durante una tormenta. Quédese en una habitación sin ventanas, o métase dentro de un clóset. Incluso puede protegerse si se mete en una bañera y se cubre con una lámina de madera contrachapada.
  • Tenga cuidado. Los vientos pueden hacer volar escombros a altas velocidades (como trozos de vidrios rotos y otros objetos). Los escombros que el viento hace volar son la causa más común de lesiones durante un huracán. También corre un mayor riesgo de fracturarse un hueso o cortarse con clavos, metal u otros objetos sueltos.
  • Esté listo para irse. Si las autoridades de emergencia le ordenan que se vaya o si su casa está dañada, es posible que tenga que ir a un refugio o a la casa de un vecino.

Consulte Después de un huracán para obtener información sobre qué se debe hacer después de que pase la tormenta.

Listo.gov es la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias

Ir Arriba